These are dark and desperate times

Un estudio in depth para el comic de “SECRET WARRIORS”.
Parte Uno de Diez: “Declaration”

“I will be the ONE MAN… and YOU will be my army.
The world needs us… these are dark and desperate times.”
— Nick Fury.

A continuación presentamos un estudio in depth de SECRET WARRIORS, una serie de comics publicada por la editorial Marvel entre febrero de 2009 y julio de 2011, siendo una de las obras más importantes para su autor, Jonathan Hickman, dentro del mainstream.

Esta saga contó con excelentes dosis de suspenso, intriga conspiratoria y acción estilizada, y sobre la cual Hickman ejecutó con gran visión y audacia un plan maestro a largo plazo repleto de misterios, sorpresas, drama y emociones, ofreciendo además múltiples perspectivas y contrastando los puntos de vista de su amplio ensamble de personajes.

– – – – – – – – – –

SINOPSIS

Dark Reign: New Nation
“Declaration”
Escrito por Brian Michael Bendis & Jonathan Hickman

Arte por Stefano Caselli
Color por Daniele Rudoni
Portada por Daniel Acuña
Publicado por Marvel Comics en diciembre de 2008

La saga de Secret Warriors comenzó con una historia corta y publicada en un tomo único de nombre Dark Reign: New Nation, la cual sirvió como un efectivo primer para introducir tanto a nuevos personajes como títulos y miniseries en el calendario de publicación de la Marvel en el año 2009.

En este relato, Nick Fury, el protagonista principal, recapitula eventos que vaticinan tiempos oscuros para el mundo entero, tales como el ascenso del corrupto Norman Osborn al poder y la muerte de Captain America. Esto lleva a Fury a recordar un discurso del propio Cap hacia él y a sus compañeros de armas antes de desembarcar en Normandía durante la Segunda Guerra Mundial.

Sus palabras en ese entonces resuenan en la época actual, en donde alguien debe asumir una responsabilidad ante estos tiempos inciertos y emprender una misión heroica; levantarse y evitar que el mundo sea azotado por vientos malignos de cambio. De esta manera, Secret Warriors comenzó su exitoso trayecto.

– – – – – – – – – –

REVIEW

Secret Warriors surgió debido a una coyuntura muy interesante dentro del comic mainstream. En aquel entonces, Marvel Comics disfrutaba de un renacimiento a nivel creativo y de ventas muy importante, con un plan editorial que gravitó alrededor de la franquicia de los Avengers, un comic en el género de superhéroes y al mando del autor Brian Michael Bendis. De manera directa o indirecta, en las páginas escritas por Bendis se gestó el nacimiento de diversas publicaciones complementarias tanto de gran calidad como presencia en el escalafón de ventas mensual.

Con un catálogo de personajes revitalizado y un universo de ficción más cohesivo, se presentaban paulatinamente a los lectores conceptos, ideas y narrativas que dieron fruto a nuevos y mejores relatos. De las ideas vertidas en Avengers se originó el marco conceptual que le dio forma a Secret Warriors, empezando por Nick Fury, siendo él un personaje con un largo historial dentro de los comics publicados por Marvel.

Creado por el legendario equipo de Stan Lee y Jack Kirby, este héroe de ficción debutó en 1963 en el comic de “Sgt. Fury and His Howling Commandos #1, librando batallas con un escuadrón militar en la Segunda Guerra Mundial.

Durante el apogeo de la Guerra Fría y la literatura de espionaje, Marvel reconceptualiza a Fury como un veterano de la guerra, asignado como director de la agencia ultra secreta de “S.H.I.E.L.D.”, siendo sus aventuras publicadas en el comic de antologías “Strange Tales” (#135, en agosto de 1965).

Evocando el ‘look and feel’ del personaje de James Bond en el cine, la figura de Fury cobró popularidad gracias a un argumento lleno de intensidad por parte de Stan Lee, y apoyado por el siempre inventivo y dinámico Kirby. Posteriormente, fue Jim Steranko quien tomó las riendas de esta publicación: inspirado inicialmente en el estilo “Kirby”, logró encontrar con el paso de los años su sello distintivo. Incorporando imágenes psicodélicas, fotografía y grabado à la Andy Warhol, marcó un hito dentro del arte secuencial de mitad del siglo XX, creando para sí mismo una imagen de culto con una personalidad magnética y enigmática, siendo al día de hoy uno de los maestros definitivos dentro de la industria.

El éxito de Steranko llevó a la editorial a crear la serie de “NICK FURY, AGENT OF S.H.I.E.L.D.” en 1968, pero sólo duraría a cargo de ella durante sus primeros 7 tomos. Sin embargo, la figura y obra de Steranko en Marvel se volvió icónica e irrepetible, dejando una huella indeleble que habría de permanecer junto al personaje de Nick Fury en los años venideros.

Series estelarizadas por Fury fueron y vinieron, pero no fue hasta el año 2004 que Brian Bendis ejecutó una de las decisiones cruciales en la longeva trayectoria de este popular súper espía.

Fue en la miniserie SECRET WAR (Febrero 2004-Diciembre 2005), que Bendis sacó del tablero de juego a Nick Fury, tras hacerlo responsable de una operación clandestina internacional: cuando Fury se ve atado de manos ante lo que fue un inminente ataque terrorista, llevó en secreto a varios héroes clásicos de Marvel Comics para hacerse cargo e impartir justicia por su propia mano: Captain America, Black Widow, Daredevil, Luke Cage, Spider-Man y Wolverine. Sin embargo, las cosas no salen como Fury esperaba y con el paso de un año los fantasmas de aquella misión clandestina regresaron para atormentarlo.

Bendis justificó este drástico movimiento de la siguiente manera:

“One of the reasons I ended Secret War the way I did was because—and I was as guilty of this as anybody—that people would use Fury as the go-to plot starter. Nick Fury would come with a file and start the story, and it was getting lazy and ridiculous. He needed to be put out of circulation for a while, so people could come up with different takes on the status quo and his relationship with the heroes. I do think by the time he comes back, and the form in which he comes back, will serve the character hugely. And very positively. Plus, people genuinely seem to want to know where he has been and what he has been doing, and we have a great story there, so I think it will be a happy welcome back.”

Fury se mantendría con un perfil bajo y con apariciones esporádicas dentro de series como CAPTAIN AMERICA y NEW AVENGERS (esta última escrita por Bendis).

En retrospectiva, la ausencia de Fury daría mayor lustre a su estatus de héroe icónico y representativo para los lectores. De igual forma, su lamentada partida fue paralela al contenido y tono de las historias que Brian Bendis tejió dentro de New Avengers, donde los personajes insignia de Marvel Comics fueron sacados de su zona de confort para caer en situaciones donde la paranoia, la intriga y la pesadumbre rodeaban a sus vidas.

El éxito de New Avengers le permitió a Bendis ejecutar un plan de largo alcance donde justificó todas estas atmósferas conspiratorias, revelando a una amenaza aún mayor para estos héroes (entre los que se incluían a Captain America, Iron Man, Spider-Man, Wolverine, entre otros). Y fue ante estos problemas que Bendis orquestó el regreso triunfal de Nick Fury.

Fue en los comics de “Mighty Avengers” #12, 13 y 18 (publicados en 2008) que el autor reveló la agenda secreta de este espía: tras enterarse de una infiltración de los extraterrestres Skrulls (seres con largo historial en las publicaciones de Marvel), Fury reclutó a varios “Caterpillars”—crisálidas, jóvenes herederos de segunda y tercera generación con habilidades y poderes de superhéroes y villanos del catálogo Marvel—con el fin de armar una guerrilla que le hiciera frente a la invasión. Este grupo debutaría en la serie SECRET INVASION, publicada durante el año 2008: una explosiva y controversial aventura donde estos bienhechores y los personajes clásicos de la editorial combatieron a los extraterrestres hasta lograr el triunfo.

Sin embargo, Bendis nos entregó un giro muy interesante en la conclusión de Secret Invasion, al establecer un cisma institucional tras la invasión  y que dejó al personaje de Norman Osborn (enemigo clásico del superhéroe Spider-Man), al mando de la seguridad nacional en Norteamérica.

Los momentos de pesimismo trazados por Bendis continuaban, haciendo que Osborn decomisara a la agencia de S.H.I.E.L.D. y tomase control de la franquicia de los Avengers, iniciando así una cacería contra aquellos superhéroes que se oponían a su administración. Este ciclo de historias, bajo el nombre de DARK REIGN, trajo consigo el nacimiento de diversas publicaciones de gran calidad, todas ellas bajo el hilo conductor de villanos al acecho de superhéroes.

Como anécdota curiosa, este desarrollo y dirección gradual en las historias de los Avengers no fueron en un inicio compatibles con los planes que Bendis tenía para Fury y su futuro inmediato. En diversas entrevistas, el autor comenta al respecto:

“Secret Warriors was originally slated to be a Nick Fury solo book. Me and Howard Chaykin (foto, ABAJO) were going to do Nick Fury together and that was something I was very excited about. Then as time rolled on and Secret Invasion came about I was doing all these other things that didn’t match where we were going.

I had invented all these characters in Nick Fury’s secret files, little Caterpillars that he was keeping an eye on for a rainy day and here comes that rainy day. So it became clear that the Nick Fury book me and Chaykin were talking about doing was not the Nick Fury book I was heading towards.”

Esto llevó al autor a una solución creativa muy interesante, dando como resultado el surgimiento de SECRET WARRIORS en febrero de 2009. Un comic en donde Nick Fury y su grupo de crisálidas descubrieron a una conspiración de graves consecuencias, a medida que intentan sobrevivir a la persecución de un aparato gubernamental hostil.

Co-escrita durante sus primeros 6 tomos por Bendis y Jonathan Hickman, Secret Warriors se consolidó como un comic altamente recomendable, que exploró un rincón muy especial dentro del mundo de Marvel Comics: un inteligente mashup de espionaje con acción súper heroica. En palabras de Hickman, su obra se interpretaría bajo múltiples aristas:

“Ok, so… we’re pretty much agreed on the fact that, while covered in a big ‘ole superhero blanket, under the covers this should function as a spy book. Who’s working for whom—who are the participating agencies—moles, double and triple agents—and, most importantly, what does everyone want and what are they willing to sacrifice to get it.

As for how it plays, think “The Spy Who Came in from the Cold” meets “The Prestige.” Where with every reveal we should be adding a new layer to what has come before. And in doing so, not giving away AT ALL what the real final agenda for each set of characters is. We’re going to wow the reader with our big moves and deceive and seduce them with the smaller ones. In my mind, that’s Secret Warriors.”

Los sucesos narrados en “Declaration” son interesantes, donde en pocas páginas se expone parte de la ideología que mueve a los comandantes de las fuerzas en conflicto: estos son hombres cuya amplia visión logra convencer a otros de que hay una misión que cumplir.

A lo largo de esta saga, Jonathan Hickman expondría diversos ejemplos de estas convicciones: para algunos fue una guerra por un bien común; para otros un destino que rayó en una devoción malsana; unos pensaron que les fue impuesto un modo de pensar muy particular, así como también el cumplimiento de una agenda de conquista y sin escrúpulos.

El arte corrió a cargo del tándem italiano de Stefano Caselli y Daniele Rudoni. Caselli presentó figuras estilizadas y corpulentas (al más puro estilo de sagas como Street Fighter 2 y King of Fighters), y un lenguaje corportal que denotó pesimismo y desconfianza, acordes a la tónica narrativa que emanó del guión. Los caterpillars se muestran espectantes, orgullosos y listos, pero quizás nerviosos y llenos de interrogantes. Rudoni por su parte agregó una guía de colores estériles en azul, gris y sepia que intuyen este amanecer de tiempos turbios y oscuros. De esta manera, un enérgico Fury debe tomar la estafeta simbólica de un Captain America ausente.

Esta es una excelente introducción que evocó perfectamente a la naturaleza de misterio y discurso ideológico de la serie; con un reparto amplio que se distingue uno del otro, y con una voz autoral que le imprimió a la página una confianza, emoción y dinamismo notables y a la par de atmósferas siniestras.

SIGUE:
“NICK FURY: AGENT OF NOTHING”