Final Crisis: Submit

Annotations y comentario variado.

Final Crisis de Grant Morrison (2008) fue un comic tan polémico que invitó tanto al desdén generalizado como a la obsesión en específico. Toda una saga que nos condujo al escrutinio para descubrir todos sus secretos, y a un análisis cerebral para descifrar las claves de su fracaso comercial y de crítica—a pesar de su frescura y descaro en el argumento y narración. Como complemento a nuestra anterior retrospectiva, ofrecemos ahora annotations y comentario variado para cada capítulo de esta controversial obra. Tú no necesitas saber nada de esto, pero en caso de que estés interesado…

“Submit is designed as Superman Beyond’s complete opposite number—a straight down the line, street level, Hollywood action book about a family in trouble and on the run in Darkseid’s Hell on Earth.”
— Grant Morrison.

Final Crisis: Submit

créditos
Grant Morrison, guión • Matthew Clark, arte
Norm Rapmund, Rob Hunter, Don Ho, acabados
Matthew Clark, portada/Rodolfo Migliari, variante
Richard & Tania Horie, color • Steve Wands, letra
Eddie Berganza, editor

– – – – – – – – – –

Sinopsis

“La Anti-Vida es la respuesta.”

A self-assembling hyper story!

– – – – – – – – – –

Annotations

En sus primeras páginas, “Submit” intenta ser algo distinto al ofrecer una variante novedosa a una clásica idea como lo puede ser un team-up entre un héroe y villano, quienes dejan atrás sus diferencias para luchar contra algo más grande que sus egos, más peligroso y mortífero que sus poderes, y que amenaza con deshacer a la realidad entera.

Morrison es inteligente al llevar la plantilla de un relato de lucha de clases al terreno de la ficción serializada de los superhéroes, donde las mismas barreras autoimpuestas como lo son la posición económica y el nivel educativo buscan un facsímil en la forma de etiquetas sociales existentes en el Universo DC, como lo puede ser alguien que se autodenomine “superhéroe” o “supervillano” y las connotaciones positivas y negativas que engloban ambos términos. El comic triunfa al trasladar también este conflicto a uno de razas, en donde dos afroamericanos de similar entorno social pero de distinta fortuna no pueden encontrar ese punto medio que los lleve a la convivencia y apoyo mutuo a medida que las fuerzas de Darkseid intentan desechar paso a paso a términos universales como la cultura o el libre albedrío.

“I JUST SAVED YOUR LIFE, I GET JUDGED? WHAT DID I SAY? NEVER TRUST A SUPERHERO!”

Probablemente nunca leamos una buena historia con Black Lightning o Tattooed Man, pero Final Crisis: Submit es una buena aproximación, en donde Morrison cuenta un relato de tipo post-apocalíptico en el que los protagonistas buscan la supervivencia entre la clara disonancia de sus estilos de vida. El autor le ofrece una alternativa a Tattoed Man: ser responsable una vez en su vida y desechar de una vez por todas el odio, el prejuicio y la envidia que corroen a su propia familia, y ser por primera vez un hombre, vencer el miedo y asumir el compromiso de ser el bastión que su esposa e hijos necesitan. En este tenor, el personaje es usado más adelante en Final Crisis en instantes selectos una vez que ha entendido el sacrificio que Black Lightning hizo para salvarlos de la Ecuación de la Anti-Vida.

El gran error dentro de esta historia es que nunca se explica cómo Black Lightning obtiene un circuito de Metron—el mismo que vimos en las pinturas rupestres de Anthro, y descubiertas por Calvin Carson en el tomo #3—y muchos menos cómo logra descifrar su importancia dentro de la historia, siendo un detalle sin clarificar dentro de Final Crisis.

A pesar de moverse en temáticas ya vistas en otros géneros literarios, la lectura es entretenida de principio a fin, aunque un esfuerzo artístico de mejor calidad la hubiese elevado a un mayor éxito. En este sentido, Matthew Clark cumple aunque satura a su storytelling de close-ups y una composición de páneles un tanto dispar. No le ayuda mucho que sus páginas sean entintadas por tres artistas distintos (Norm Rapmund, Rob Hunter y Don Ho), aunque la saturación de colores entre azul, rojizo y grandes bloques en negro de Richard y Tanya Horie logran unificar el tono en este relato para mantenerlo en el promedio, y que demuestra el bueno ojo de un Morrison para sacar lo mejor de cualquier personaje, sea quien sea.

SIGUE:
“DARKSEID SAYS”