Retcon reloaded

Evocando al punto de no retorno de “New Avengers: Illuminati”.

Entre 2004 y 2013, la editorial Marvel Comics dio un salto de fe y le encomendó al autor independiente Brian Michael Bendis el revitalizar a una franquicia venida a menos. Bajo su pluma, el comic de Avengers cruzó un periplo de gran riesgo y controversia, con historias repletas de momentos tanto memorables, emocionantes e infames, que catapultaron tanto al autor, el propio comic y a la publicadora a un cénit narrativo y de ventas sin precedentes, creando relatos definitivos para toda una generación de lectores. La siguiente es una amplia retrospectiva a uno de mejores comics comerciales dentro del siglo XXI.

 

Si reflexionamos detenidamente, de 2004 a 2006 la tónica narrativa dentro de esta gran saga de los Vengadores ha sido una basada en construir situaciones de crisis alrededor de Capitán América y compañía, en las cuales los responsables han sido ellos mismos, en sus decisiones y juicios poco acertados. Este enfoque le da un sentido de novedad a un título que tradicionalmente ha sido de la escuela clásica, repleto de relatos de héroes vs. villanos en escenarios tanto cotidianos como cósmicos.

ILLUMINATIlogo

Tanto Avengers Disassembled, Secret War, New Avengers y House of M establecen un nuevo terreno que deshace toda expectativa y desata una acalorada polémica entre los lectores. En gran medida se tuerce la conducta del superhéroe comercial, creando así un tablero de juego que ha inspirado historias que sumergen a sus protagonistas en áreas grises que acarrean grandes consecuencias.

Sin lugar a dudas este approach toma gran énfasis tras la publicación de “New Avengers: Illuminati”, donde este aparente cisma en la comunidad de superhéroes empieza a hacerse más evidente. Ni siquiera las sorpresas concebidas por Brian Michael Bendis en los cuatro arcos argumentales anteriores nos preparan para ser testigos de un sobresaliente, controversial y memorable punto de inflexión, que como un todo sacude irremediablemente a los cimientos de esta longeva franquicia publicada por Marvel Comics.

Y es que el universo de ficción de los Avengers se concibe a través de batallas cataclísmicas, en donde la discordia es un aderezo más pero que no es capaz de desintegrar la comunión entre estos bienhechores. Cada victoria o derrota a lo largo de 5 décadas los ha fortalecido, por lo que es impensable el ver a un mundo sin Vengadores.

Pero Brian Bendis lo consigue, y que de forma increíble pareciese hacerlo de una forma muy sencilla. Su historia como escritor de este comic nos hace recordar aquellas experiencias de guionistas tales como Chris Claremont en X-Men y Frank Miller en Daredevil, quienes de igual manera y en su momento rediseñaron a estos títulos desde la raíz para convertirlos con el paso del tiempo en series de culto, con algo tan simple como sacarlos de su zona de confort a base de conflictos telenovelescos y narrativas de drama urbano. El autor derrumba lo tradicional por lo inesperado y con ello aumenta el perfil de un comic de Avengers que se había tornado estéril e intrascendente.

A pesar de verme reiterativo, es importante hacer hincapié en el término de “Superconsistencia” que habíamos mencionado anteriormente en estas retrospectivas: Bendis apuesta y gana al hacer de Avengers un comic que descarta honrar lo previo sino que construye su propia “versión”, un enfoque que introduce nuevos insights a la continuidad establecida en las publicaciones de antaño con el fin de volver relevantes a sus personajes, a sus problemas e interacciones. Así, el “idioma” y la “realidad” que se crea a la vuelta de cada página contrasta sobremanera con el idioma y la realidad que nosotros como aficionados de la “vieja guardia” dábamos por hecho al momento de leer este comic. Esta disonancia coloca al autor en el ojo del huracán, y esto se acentúa sobremanera cuando la edición especial de “New Avengers: Illuminati” sale a la venta en el ya lejano mes de mayo del año 2006.

El término Illuminati nos habla de antemano de sociedades ocultas con agendas misteriosas y de largo alcance. Se codifica este concepto y se transfiere al lenguaje de los comics de superhéroes, creando con ello a un grupo clandestino que es integrado por los personajes más influyentes de la Marvel, cuyas acciones en el pasado han dictado en secreto el rumbo del mundo. Esta idea nace propiamente debido a la afición de Bendis al trabajo del periodista y novelista Jim Marrs (“his book Rule by Secrecy was what inspired the Illuminati.”). La obra de Marrs volvería a ser de utilidad para el autor en uno de sus arcos argumentales posteriores.

Si lo pensamos un poco, es irónico que algo tan sencillo como lo es un superhero team-up se le pueda dar un giro macabro y crear con ello algo verdaderamente fresco y que a primera vista no parece serlo. Esta es una de tantas razones por las cuales este guionista se pone a la delantera de sus contemporáneos en el medio, creando a su vez tanto admiración como animadversión del aficionado al cómic comercial.

Sin embargo, para que los Illuminati de la Marvel puedan funcionar se requieren de eventos significativos que hayan labrado o cambiado a la historia del mundo. Es ahí donde la narrativa pesimista de Bendis en Avengers toma decisiones conscientes para alterar, complementar, enriquecer o negar sucesos ya publicados previamente en los anales de los comics. Lo dicho, algo impensable para nosotros quienes atesoramos las leyendas a cuatro colores de esta editorial.

En el lingo de los comics, esta labor de revisionismo se le aplica el término peyorativo de ‘retcon’ (un portmanteau para “continuidad retroactiva” en idioma español), y que siempre atrae connotaciones de índole negativo, puesto que se sitúan a personajes en sucesos en los cuales nunca estuvieron presentes en primer lugar y que terminan por cambiar el rumbo de las cosas, ya sea para bien o para mal. En algunas instancias esto se agradece, pero en la mayoría de los casos se aborrecen por completo.

Todas las historias bajo el concepto de New Avengers: Illuminati se balancean en una delgada línea entre lo permisible, lo incorrecto e innecesario, pero que como resultado nos han dado relatos con muchísimo de que hablar, además de ser el catalizador para el nacimiento de series regulares o limitadas con altas ventas para la compañía. Un mal necesario para una creciente Marvel Comics que se estaba apoderando completamente del escalafón de ventas.

Este grupo secreto de héroes es quizás la idea que le ha traído a Bendis las críticas más positivas como las más irracionales. Y es que alterar lo escrito previamente es una daga de doble filo:

And yes, I can already hear the typing of the responses about me researching… I know, people are already yelling, ‘Retcon! Bastard!’ but you’ll see.”

En retrospectiva, Illuminati es la plataforma de lanzamiento que le da forma al Marvel contemporáneo, el de los grandes éxitos y amplio comentario entre los círculos de lectores y medios especializados. Este tomo de cerca de 40 páginas no solamente reúne a personajes de gran carisma en un solo lugar, sino que detona al mismo tiempo sagas de gran popularidad como Planet Hulk (Abril 2006 – Junio 2007, bajo la pluma de Greg Pak) y Civil War (Julio 2006 – Enero 2007, por Mark Millar y Steve McNiven), que de igual manera colocan en sus páginas a héroes en momentos incómodos y bajo un punto de no retorno plagado de acción de alto octanaje, emotividad, decisiones cruciales y tragedia al por mayor.

ILLUMINATI001

New Avengers: Illuminati—La historia secreta del Universo Marvel se abre ante nuestros ojos. ¿Quiénes son los Illuminati, y qué han hecho a espaldas de nosotros?

Habiendo debutado en una breve secuencia y publicada en las páginas de New Avengers #7 y 10, los miembros de los Illuminati son nada menos que los personajes de mayor envergadura dentro de las historias de la Marvel. Tony Stark (el héroe Iron Man), Reed Richards (alias Mr. Fantastic), Namor, el profesor Charles Xavier, el Dr. Stephen Strange y Black Bolt son presentados como hombres de gran convicción quienes a su manera han lidiado de forma eficiente con aquellas amenazas que ponen en riesgo a toda la vida en el planeta Tierra. Bendis acierta al colocar a sus lectores en primera fila en las conversaciones entre estos hombres de gran influencia, transmitiendo a la audiencia esa atmósfera íntima y de respeto que transpira en sus intercambios unos con otros, y plasmando de manera convincente una voz muy peculiar que los distingue a cada uno de ellos, con instantes selectos de humor, conflictos y recriminaciones que hacen de todo esto una lectura divertida, intrigante y provocativa.

Se emplea una gran elocuencia revelando las dicotomías en las que se ven envueltos los Illuminati, en donde todos muestran conductas y rasgos de personalidad que los acompañarán a lo largo de los años en este Marvel del siglo XXI, y que marcan un punto y aparte en la manera en que los conocíamos en las historietas de antaño:

Iron Man, de megalomanía funcional.
Mr. Fantastic, una ingenuidad peligrosa.
Charles Xavier, la retórica en matices contrastantes.
Black Bolt, la auténtica incógnita.
Dr. Strange, el potencial reprimido.
Namor, el egoísmo absoluto.

Alrededor de este grupo se sitúa también Black Panther, quien durante la duración de este relato se vuelve árbitro y voz de la razón, cuyas ominosas advertencias nos hacen ver claramente el riesgo que implica ser juez y parte en el destino del hombre. ¿Cuál es el límite? ¿En dónde queda el freno moral? ¿Acaso existe? ¿Acaso importa?

De nueva cuenta, Marvel coloca a los Avengers en boca de todos, con opiniones tanto encontradas como acaloradas, pero a final de cuentas con una buena respuesta comercial. El impacto evocativo de los Illuminati, con esta historia oculta pero abierta a múltiples posibilidades narrativas les ofrece a estos personajes una nueva vida. Bendis no podría estar más que complacido al respecto:

“La respuesta al especial de los Illuminati era tan fuerte, y yo estaba muy feliz por eso, porque recibimos muchos emails de la gente imaginando cosas acerca de los Illuminati. Incluso cuando lo hicimos en el arco de Sentry (New Avengers # 7-10) la verdadera clave fue que era un concepto que capturó la imaginación de la gente, y la mía también. Siempre había estado planeando en contar su historia. Así fue como se hizo el especial, el cual establece lo que la gente necesitaba saber acerca de ellos y prepararlos para las cosas que estaban por venir. Luego pensé que tal vez me gustaría dejarlo hasta ahí, pero desde entonces hemos tenido un montón de buenas ideas, partes y piezas de futuras historias que realmente quería sumergirme en ellas.”

Bendis ofrece con esta edición especial la oportunidad a los lectores para meterse literalmente en la cabeza de los protagonistas para analizar su psicología, pathos, miedos y conductas ante dilemas que afectan su péndulo moral, y las reacciones que esto provoca.

Inteligentemente, el autor elige un punto de inflexión narrativo muy importante para los Avengers como lo fue la legendaria y robusta saga de “La Guerra Kree-Skrull” (publicada en 1971-72), la cual situó al planeta Tierra en el fuego cruzado de una batalla intergaláctica, de la cual salieron bien librados, aún a pesar de ser víctimas de la desconfianza y paranoia de la gente hacia sus acciones. Un excelente punto de partida y un efectivo justificante para reunir a estos superhéroes:

“Cuando la idea vino a mí, el segundo pensamiento que tuve fue el siguiente: ¿por qué no lo habían hecho antes? ¿Por qué no después de la llegada de Galactus (Fantastic Four #48, en 1966), o en la Guerra Kree-Skrull, o en las primeras Guerras Secretas (1984)? Tras esa reflexión, un poco de investigación me condujo a la Guerra Kree-Skrull, obviamente. Simplemente encajaba sin ‘retconear’ nada.”

Illuminati inicia con una audiencia en privado organizada por Iron Man, siendo el reino selvático de Wakanda regido por el héroe Black Panther el punto de reunión. Tony Stark amplifica ese sentido de urgencia ante lo que pudo ser una potencial tragedia para instar a sus aliados a compartir información con el fin de ser más proactivos en su labor heroica. A partir de ese momento, las implicaciones de tener un mando unificado empiezan a preocupar a los asistentes: a quién incluir, quién tomará las decisiones y, sobre todas las cosas, en quien confiar.

Es aquí donde Bendis empieza a hacer las preguntas correctas ante la posibilidad de hacer una coalición formada por todos los héroes de la Marvel: las minorías, los solitarios y rebeldes, los odiados y temidos como reza el slogan para un grupo como los Hombres X, y cuya masa social de gran diversidad pone en cuestión su lealtad hacia las instituciones sociales impuestas por la raza humana. Un problema complejo que rebasa todo optimismo.

De forma brillante, se coloca a Namor como el ave de las tempestades, aquel que cuestiona las buenas intenciones de Iron Man con preguntas clave que son rudas y directas pero necesarias, haciéndoles ver que mientras existan héroes que se muevan entre áreas grises y de moral cuestionable alrededor de ellos, la confianza de la gente es imposible.

Así, la opción de formar una sociedad de héroes se ve desmoronada, así que la alternativa final es reunirse solamente entre ellos, y compartir aquellos datos de importancia entre un grupo reducido de personas. Namor les obliga a prometer no divulgar cualquier tema ni siquiera con familia o cónyuges. Iron Man propone someter a todos al escrutinio telepático de Xavier, quien no se siente cómodo con esta propuesta hasta que no sea una decisión unánime.

BENDIS: And here comes the thing I get the most shit for. Here is the script to that scene.

Page 7
Panel 2- Iron Man’s had enough of Namor all together. He’s just exhausted from him.
IRON MAN: Yes, we get it! You don’t trust our teammates. We understand.

ILLUMINATI002

Panel 3- Low looking up, Namor doesn’t take his eyes off of Reed.
NAMOR: No family, no girlfriends.

4- Reed looks up and glares at him. Reed’s pretty sure Namor fucked his girlfriend Sue – I don’t care what Tom Brevoort thinks.

Todos votan a favor, con excepción de Black Panther, quien avergonzado les implora a todos abandonar esta empresa. Su sentencia es condenatoria:

ILLUMINATI003

“Se los digo ahora: acaben con todo esto. Váyanse de esta mesa y regresen a casa.

 

Hay una razón por la cual los Skrulls la tuvieron fácil poniendo al mundo en contra de sus héroes. Porque en el fondo todos sabemos que algo como esto podría pasar. Y está pasando ahora. Ustedes han decidido por sí mismos que son los protectores de la Tierra. Y que ustedes y solo ustedes, no sus compañeros o familia, son dignos de ser incluidos en este proceso…

 

¿Qué sucederá cuando haya desacuerdos? ¿Cuándo, en uno de estos momentos cruciales, se encontrarán en conflicto unos con otros en una reunión secreta? ¿Qué pasará entonces? Váyanse de aquí.”

Los demás participantes aceptan seguir con lo acordado, mantener el contacto ante lo que suceda. Antes de partir, Xavier les pide consejo ante sus problemas con sus X-Men desaparecidos en la isla viviente de Krakoa (una clásica historia publicada por Marvel en Giant-Size X-Men #1, en Mayo de 1975). Un detalle insignificante, pero que sin duda el autor lo toma para darle énfasis y gran relevancia a esta reunión: “su involucramiento era obviamente menor. Creo que Xavier estaba pidiendo el consejo de sus inteligentísimos amigos acerca de una situación que, obviamente, tuvo un profundo efecto en su vida.”

A la vuelta de cada página se transpira esa atmósfera de secrecía y misterio entre los personajes, y esto es gracias al equipo creativo del ilustrador Alex Maleev y el colorista Dave Stewart, siendo ésta la primera gran colaboración del artista búlgaro con Bendis en Avengers (tuvo una breve participación en Avengers: Finale), y que se extendería a lo largo de su tenor como escritor para la franquicia. Maleev le otorga a la historia gran versatilidad en el manejo de luces y sombras, elementos gráficos que imbuyen de simbolismo al tema de la confianza, ética y cargos de conciencia que invaden a Iron Man y compañía. En este primer segmento, Stewart utiliza colores primarios y brillantes que se acentúan en los close-ups pero sin ocultar el buen contraste que Maleev provee con atinadas sombras que rodean a los personajes en las esquinas de cada panel.

De esta manera y en una forma sobresaliente y emotiva, se abre la puerta a muchísimas oportunidades para expandir la historia secreta de los Illuminati. Bendis comentó en su momento esta nueva adición al canon de historias en Marvel:

“Cuando los Illuminati debutaron en las páginas de New Avengers, le dije a mi editor Tom Brevoort que esto era algo en lo que podríamos retroceder años y años, a lo largo de la historia de Marvel. Yo había estado estudiando a las sociedades secretas dentro de nuestra cultura, como la Sociedad Skull & Bones, entre otras. Es una lectura muy divertida, además de ser real. Ahí es de donde viene esta idea, y fue entonces que decidí que este pequeño grupo ya se había reunido antes, y a partir de ahí, todo encajó.

Vamos a ver las decisiones que tomaron, así como las cosas que trataron de hacer y fracasaron en su intento, y los eventos que pudieron haber iniciado y que pensaban que no tenían nada que ver en ello. Todos ellos tomaron decisiones como personas idealistas, para tratar de utilizar sus poderes y hacer del mundo un lugar mejor. Así que, ¿hasta qué punto estarán dispuestos a llegar?

Esa es la pregunta que se plantea, y no siempre estarán todos sobre la misma página. Ninguno de ellos está equivocado – es sólo que tienen diferentes y muy firmes puntos de vista. Todo esto nos llevará sin duda a interesantes conversaciones con un buen drama.”

ILLUMINATI004La segunda mitad de la historia es igual de provocativa y adquiere una dimensión inusitada por las consecuencias que genera sobre el plan de publicación de la Marvel. Dejamos atrás el pasado para ubicarnos en la época actual: Hulk, el siempre iracundo gigante esmeralda, arrasa con la ciudad americana de Las Vegas, dejando destrucción y muerte a su paso. Iron Man es informado de esto por la agencia de inteligencia S.H.I.E.L.D., quienes ven prioritario el detenerlo a toda costa. La beligerante María Hill pone en perspectiva las cosas para Tony: es culpa indirecta de los superhéroes que tragedias como éstas sucedan, dada su renuencia a terminar de tajo con las amenazas que azotan a nuestro mundo. Poniendo como ejemplo el caso de Spider-Man y su eterno conflicto con el psicótico Duende Verde, llegará un momento en el cual el héroe arácnido tendrá que cruzar esa línea que su moral le impide atravesar y liquidarlo en definitiva, y a medida que no lo haga este villano seguirá tomando vidas inocentes.

Esto es un punto importante y una de las piedras angulares que se mantienen firmes en el género de superhéroes: la suspensión de la incredulidad en el lector al ver a personajes en disfraces multicolores peleando en las calles, en donde cualquier daño en propiedad privada y pérdidas humanas es algo que se da por sentado y sobre lo cual no recae ningún grado de responsabilidad en los bienhechores. Es un elemento más en una fórmula de entretenimiento que es inamovible y que no tiene repercusión alguna. Parte de lo que se plantea en esta nueva era de los Vengadores es dotar de, si no de un “realismo”, de un nivel de preocupación genuino en las batallas de los superhéroes en cada uno de los comics de su autoría.

Un comic de Avengers de Bendis no solamente tiene intercambios jocosos y diálogos incisivos, sino también instantes donde cuestionan su lugar en el mundo y se ven juzgados por sus acciones. Es este intento por desviarse de lo clásico lo que atrajo la atención tanto de los fans como los medios especializados a este renacimiento de los Vengadores. Un pesimismo permanente que remueve toda blandura a las narrativas de la Marvel para darles un spotlight, fortaleza e identificación de la audiencia con sus personajes.

ILLUMINATI005

Y quien mejor que un proscrito empedernido como Hulk para hacer notar que este nuevo Marvel una y otra vez maltrata a sus personajes insignia con el fin de encontrar direcciones novedosas para su propiedad intelectual. A partir de este momento el monstruo verde será colocado en una metamorfosis sobresaliente, sacándolo tanto a él como a sus fans de una zona de confort de persecución permanente a uno de descubrimiento, salvajismo, conquista y protagonismo como nunca antes visto.

Para ello, Bendis le ofrece a Marvel una justificante para energizar a Hulk (un personaje descuidado por la editorial tras un éxito de ventas que fue efímero entre 2002 a 2005) de una vez por todas:

“¿Recuerdan que en la película de Hulk (Ang Lee, 2003) lanzó un tanque con un soldado en su interior a través del desierto y se estrella, y el tipo sale del tanque ileso? ¿No les pareció a ustedes una total y absoluta mierda? Lo fue para mí. No estoy diciendo que Hulk deba apretar la cabeza de un hombre hasta que sus ojos se salgan, pero cuando Hulk aplasta, la gente se jode y se lastima. No se puede derribar un edificio y todo el mundo dentro se sacude el polvo y va a comer. Es ridículo.”

De nuevo, Bendis posiciona a sus piezas en una encrucijada más que atractiva para el lector, en una tónica de acción, reacción y consecuencias severas que nos envuelve en historias apasionantes. Y esta vez las acciones de Hulk tendrán un desenlace crítico, siendo Namor de nueva cuenta el motor de la discordia entre los Illuminati, quienes ven necesario mandar a Hulk al espacio como un castigo necesario.

ILLUMINATI006

Es importante mencionar que en ese momento el personaje de Xavier fue sacado de la jugada tras los eventos de House of M, perdiendo sus poderes telepáticos. Los miembros restantes votan a favor, con excepción de Namor quien, encolerizado, desata su furia contra Iron Man. Maleev y Stewart confeccionan una pelea sobresaliente en las profundidades del mar, en donde los matices y texturas logradas por el colorista le otorgan un gran poder, resonancia e impacto a las ilustraciones. En una sola viñeta, Maleev captura toda la fuerza y ferocidad del hombre verde, y su despedida (al menos por un tiempo) del Universo Marvel es ominosa e implacable.

Strange separa a ambos contrincantes. Namor los abandona, no sin antes les advierte que la venganza de Hulk será inmisericorde en caso de que retorne a la Tierra. Sin embargo, los Illuminati hacen caso omiso, logrando engañar a Hulk para que repare un satélite en órbita, logrando aprisionarlo y enviándolo a un destino lejano.

Es de la mano del guionista cinematográfico Greg Pak que Hulk se verá renovado al situarlo en escenarios diferentes, al estilo de los relatos concebidos por un Jodorowsky y Moebius en los 80s, repletos de brutalidad, caos y sentido de asombro. Son Planet Hulk (2006-2007), World War Hulk (2007), The Incredible Hercules (2008-2009) y Skaar: Son of Hulk (2008-2009), los que informan un renacimiento para este personaje, el cual se ve revitalizado con una posición fuerte en el escalafón de ventas mensual, dando la estafeta a autores como Jeff Parker y Jeph Loeb, quien junto al ilustrador Ed McGuiness establecen un hito comercial con el debut del misterioso Red Hulk en 2008.

El último tramo de este relato no está exento de emociones fuertes: Iron Man ha recibido de un informante no revelado (su identidad se desvela en el comic de Civil War: The Confession en Mayo de 2007) un borrador de la llamada “Acta de Registro de Súper Humanos”, una ley que obliga a todo vigilante y héroe enmascarado a registrarse y revelar su identidad ante el gobierno de Estados Unidos, o de lo contrario serán fugitivos de la justicia. Iron Man insta a los demás Illuminati a adherirse a esta nueva legislación, pero sus palabras llegan a oídos sordos de un cáustico Namor que nuevamente le recrimina sus intenciones de ser el autonombrado estandarte de los superhéroes. En el caso de Iron Man, Bendis respeta y enfatiza la caracterización establecida por su colega Warren Ellis en tiempo reciente, una brillante reinvención que coloca a Tony Stark como un Futurista preocupado por anticipar y formular respuestas a problemas y necesidades que en este momento están lejos de manifestarse.

ILLUMINATI007

FUNTIME, Inc. una irónica postal por Alex Maleev que pone el último clavo al ataúd de las eras felices de los superhéroes. La Guerra Civil se aproxima…

Con la ventaja de saber lo que se avecina, el escritor telegrafía a su audiencia la premisa de CIVIL WAR, el nuevo magno crossover de Marvel Comics para el período 2006-2007. Escrito por el ultra popular Mark Millar y con un arte secuencial destacadísimo y de amplio detalle de Steve McNiven, este evento formula un escenario fatalista que detona la aprobación inmediata del Acta de Registro de Súper Humanos, iniciando con ello un conflicto ideológico y ético brutal, siendo una cacería de brujas con repercusiones sociales nunca antes vistas dentro del universo de ficción publicado por la Marvel, y que establece una cohesividad narrativa sin precedentes en sus 7 décadas de historia.

Namor ve en esto una oportunidad para que el cisma entre los humanos le convenga a sus intereses como rey de la civilización acuática de Atlantis, por lo que abandona la reunión complacido. Su arrogancia le costará caro, y en subsecuentes ediciones de Marvel perderá tanto su reino como posición de líder, lo que lo llevará a sufrir un sentido character arc repleto de intriga, alianzas incómodas, batallas sangrientas y decisiones de vida que lo llevarán a reclamar su lugar como uno de los antihéroes tanto enigmáticos como populares de la compañía.

Strange, de forma correcta, le indica a Stark que rendirse al temor e ignorancia de otros los llevará a la ruina. Al ver que Reed Richards está de acuerdo con Iron Man, decide dejar al grupo en forma definitiva. A partir de este momento, Bendis planea conducir a Stephen Strange a un atractivo rumbo que lo llevará nuevamente a la palestra, siendo uno de los Avengers que se encontrará entre la espada y la pared durante Civil War.

Page 31
Panel 5- Smoke still billowing from where Doctor Strange was sitting, Iron-Man asks Black Bolt even though he’s pretty sure he knows the answer.

IRON-MAN: Well. I’m sorry you can’t communicate with us, Black Bolt. I –

Panel 6- Black Bolt holds up a stern hand with stern pursed lips.

Panel 7- Black Bolt gestures at him through with pursed lips.

ILLUMINATI009

Panel 8- Black Bolt points at them with disappointed, hateful eyes.

Panel 9- From Behind Reed Richards, Black Bolt flies away. Iron Man hangs his head as Reed gets up to leave.

IRON-MAN: I think I got the gist.

REED RICHARDS: Well, I have to go home and fight with my wife about this for the rest of my life. It was fun while it lasted.

Black Bolt condena a Reed y a Tony, y se marcha sin decir adiós. Para el caso del rey de los Inhumanos, su futuro inmediato es uno de bajo perfil, ya que el autor nos tendrá preparada una sorpresa que nadie en ese momento podría haber anticipado.

Así, con un Iron Man mirando con incertidumbre el mañana, concluye esta emotiva historia que no solamente plantea una tónica derrotista que permanecerá durante varios años en los comics de Marvel, sino que posiciona a Tony Stark como una presencia que tendrá gran influencia y polémica en las historias próximamente a ser publicadas, y que nos informa de que su inusitado éxito en el mundo del celuloide tuvo su origen en un plan maestro desplegado a la perfección en los comics.

De nueva cuenta, Bendis demuestra su dominio en el género de superhéroes, ejecutando una narrativa ambiciosa y sorprendente, y cuyos alcances estábamos muy lejos de cuantificar. Tocaba turno a Mark Millar el potenciar esta gran promesa, y vaya que lo hizo.

ILLUMINATI008“Todas estas cosas que hemos presentado hasta el momento acarrean lo que creemos son las cuestiones más importantes para el Universo Marvel. Los tipos de preguntas en las que no hay una respuesta correcta, pero estamos hablando de personas con creencias fuertes y tienen que defender esas creencias en contra de todo. Lo que vas a tener en este especial de los Illuminati es la primera andanada de ideologías que establecen el tono para el siguiente verano, el significado de ciertos roles, la relación de un superhéroe con su sociedad y cuáles son sus derechos. Qué hacer y decir a diferencia de los demás sólo porque te pones un disfraz.

“¿De qué lado estás?” Esa es exactamente la pregunta que te estarás haciendo todo el verano, y es una gran pregunta. Puedo decir con gusto que estoy sentado desde gayola y mirando lo que sucede.

Prepárate para la metralla loca de Millar. Mark es un autor con toda la barba y creo que Civil War es lo mejor que jamás haya escrito. Tengo la suerte de expresar estas ideas y luego tú puedes pasar todo el verano gritándole a él en lugar de a mí 🙂 “

SIGUE:
“Y TÚ, ¿DE QUÉ LADO ESTÁS?”