Gomorra

Gomorra es un documento que a través de imágenes muy directas relata un conjunto de historias cuyo hilo conductor es la influencia del crimen organizado y el corporativismo sobre la sociedad italiana contemporánea.

gomorraposterGomorra | Italia, 2008
Dirigida por Matteo Garrone
Libreto cinematográfico por Matteo Garrone, Roberto Saviano, Maurizio Braucci, Ugo Chiti, Gianni Di Gregorio y Massimo Gaudioso
Basada en la novela homónima por Roberto Saviano
Reparto: Toni Servillo, Gianfelice Imparato, Maria Nazionale, Salvatore Cantalupo, Gigio Morra, Salvatore Abruzzese, Marco Macor, Ciro Petrone y Carmine Paternoster
Cinematografía por Marco Onorato
Edición por Marco Spoletini
Producida por Domenico Procacci

Solemne. Hipnótica. Trepidante. Visceral. Brutal. Éstos y muchos otros calificativos le podemos dar a Gomorra, una auténtica obra cumbre para el realizador italiano Matteo Garrone, y que de igual forma si queremos otorgarle un rimbombante y efectivo tagline, podríamos usar uno bastante ingenuo como “el hermano gemelo malvado de El Ladrón de Bicicletas.”

Sin embargo, esto no es necesario. Aún y cuando Gomorra rinde un tributo torcido a la corriente neorrealista y a la cinematografía de filmes confeccionados por virtuosos de la cámara como Antonioni, Delli Colli, Storaro o De Sica, su contenido deja de lado todo romanticismo y sentimientos de condescendencia para mostrar hechos de relevancia en una Italia que se tambalea y vacila a medida que avanza dentro del mundo capitalista.

Basada en la controversial novela del mismo nombre y cuya publicación alteró por completo la existencia de su autor, el periodista Roberto Saviano, esta provocativa realización absorbe todo el poder narrativo de esta obra literaria para presentar diversas historias cuyo hilo conductor es la influencia que ejerce el cártel conocido como la Camorra napolitana sobre todos los estratos sociales en la Italia contemporánea.

gomorra002

Es interesante como la producción en ningún momento del film menciona la palabra ‘Nápoles’ — lugar de origen de la organización, la cual de igual forma nunca es mencionada — y cuyo dominio se plasma a través de viñetas donde la juventud de mente impresionable y de incierto futuro es reclutada en las filas del bajo mundo criminal, la ambición egoísta de unos cuantos es detenida de tajo por intereses colectivos, los territorios se disputan en combates sanguinarios y las vidas humanas son convertidas en engranes mudos al servicio de la maquinaria corporativista, cuyo turbio desempeño y prácticas cuestionables traen un impacto negativo sobre la población en general y el propio medio ambiente.

El realizador emplea una fotografía muy pulcra, donde las locaciones son puestas bajo el sol resplandeciente, indicándonos que el crimen opera en completa libertad y sin la ventaja de la oscuridad y anonimato que la noche pudiese proveer, un campo de batalla a la vista de todos donde el miedo, las balas y la venganza tienen maniatada a la sociedad y se establecen como el acto cotidiano.

gomorra004

La ausencia de una banda sonora (sólo música diegética) refuerza un sentido íntegro de reflexión absoluto para la audiencia, mostrando sin tapujos ni artificios y sólo a través de imágenes el contenido del texto redactado por Saviano, cuyo discurso de denuncia social lo convirtió en paria, viviendo como un recluso, repudiado por su propia comunidad y bajo el acecho de múltiples enemigos.

En entrevistas a diversos medios de comunicación, Saviano, cuyo paradero aún se mantiene en completa secrecía, ha declarado sobre el efecto que sus palabras han causado en el país de la bota:

“Estoy convencido de que en Italia, cuando se lucha contra determinados poderes, el destino de las personas queda marcado. No necesariamente de forma trágica, aunque muchas veces sea así.

gomorra001

Antes creían que los libros no podían cambiar las cosas, hoy ya no se puede decir eso. Quizá se puede decir que algunos escriben palabras que no cambian las cosas, y otros escriben palabras que permiten a la gente tener instrumentos para cambiar las cosas. El poder enorme que tiene el lector que elige leer un libro…”

Garrone – cuya experiencia alrededor del rodaje de la película junto a su ensamble de actores y equipo de producción se vio aparentemente envuelto tanto de plena libertad como escrutinio de aquellos a quienes documenta y denuncia – utiliza un guión conciso que deambula sobre ambientes sobrios y volátiles, empleando un lenguaje fílmico mesurado que nos muestra las peculiares existencias de aquellos marcados por este destino trágico que menciona Saviano, al vivir en el lado opuesto de la ley bajo el peso de compromisos que ponen en riesgo su moral y los somete a consecuencias fatales. Cada miembro del reparto principal desempeña de forma soberbia su papel, siendo víctimas y victimarios, lejos de la redención, intentando solamente sobrevivir un día más.

El director utiliza en todo momento muchos contrastes irónicos, desde un complejo habitacional que se asemeja a los míticos jardines babilónicos, la belleza de la naturaleza ante los ojos de sus destructores, así como el arte y lo mundano compartiendo el mismo espacio, otorgándole un subtexto muy interesante a este film.

gomorra006

Gomorra es un documento audiovisual de precisión quirúrgica, un relato crudo que expone un aspecto del mundo donde, en las palabras del propio Garrone “no hay buenos ni malos. La realidad allí no es blanca o negra, es una inmensa mancha gris donde se confunde lo legal con lo ilegal, el bien con el mal” y que se puede extrapolar a ámbitos macroeconómicos y sociales con facilidad en donde nadie está exento de sufrirlos.