Bendis + Batman

En esta ocasión revisitamos una de las obras olvidadas del afamado escritor de comics Brian Michael Bendis, la cual fue publicada por DC Comics en el año 2000. Parte homage, parte parodia, este relato corto nos lleva a analizar los primeros intentos de Bendis por dominar al género de superhéroes.

Bendis. Batman. Yeahbutwhat?

Parece imposible combinar estas dos palabras en un enunciado. Y es que la historia profesional del afamado y laureado escritor de comics Brian Michael Bendis ha estado ligada en su mayor parte a la casa editora de Marvel Comics, competidora directa de DC Comics, hogar del personaje de Batman.

Bendis, cuya prolífica carrera incluye series tanto en el género de superhéroes como en la novela policiaca, sátira política, ciencia ficción y literatura infantil, siempre ha tenido en mente en escribir historias para el catálogo de personajes de DC. Entre los proyectos de ‘ensueño’ en el tintero de Bendis se encuentra un crossover entre los personajes de Batman y Daredevil, así como también el crear una serie de crimen y castigo con el personaje clásico de Plastic Man.

Sin embargo, la postura de dicha editorial siempre ha negado todo acercamiento con el autor. El principal justificante, en palabras de Bendis, es la animadversión causada durante los primeros años de Joe Quesada como Editor en Jefe de Marvel Comics (alrederor del 2001), en los que la tónica impuesta por este directivo (junto al polémico consultor creativo Bill Jemas) fue el sensacionalismo exacerbado y un ambiente de hostil competencia entre ambas editoriales. Fue el proyecto de reunir a Batman y a Daredevil donde se reveló la inflexible negativa del entonces Presidente Editorial de DC Comics, Paul Levitz, de entablar cualquier relación laboral profesional entre ambas compañías mientras Quesada se encuentre al mando.

Este conflicto dejaría a la larga a Marvel como el líder indiscutible en ventas durante más de una década, con material publicado de altísima calidad y labrando un catálogo de personajes insignia con gran potencial en proyectos multimedia, con Quesada y Bendis a la cabeza y como los arquitectos del éxito.

Sin embargo, Bendis sí ha escrito un comic para DC.

Fue en la edición número 21 de The Batman Chronicles, una antología publicada en el verano del año 2000, que Bendis tiene su debut y despedida.

La historia: “Citizen Wayne”, un relato de 6 páginas donde el autor adapta la trama de la afamada película de Orson Welles, Citizen Kane (1941) utilizando al universo de personajes de Batman.

La cinta original narra el ascenso y caída de Charles Foster Kane, quien es el heredero de una amplia fortuna. Tomando como rumbo el plano editorial, se convierte en un magnate de los medios impresos, pero sus intentos en un principio optimistas y leales se van transformando en una espiral llena de avaricia, ira, enemistad y soledad. La película explora el pasado de Kane a través de un gran reparto, así como también empleando elementos técnicos y fílmicos sin precedentes dentro del séptimo arte.

En ‘Citizen Wayne’, Bendis no se desvía en ningún momento de la narrativa original, presentando guiños explícitos para quienes ya conocen la película, desde los créditos iniciales, locaciones y presentación de las escenas.

Michael Gaydos es el encargado de plasmar en la página este homenaje en comic, utilizando trazos crudos, fondos poco detallados y donde la anatomía y contorno de los personajes es definido a través del uso de luces y sombras, en un intento por emular y guardar exactitud con las escenas de la cinta de 1941.

El arte de Gaydos es 100% básico y con pocos acabados finos; dicho estilo sería perfeccionado tiempo despúes en otra serie escrita por Bendis, Alias (Marvel Comics, 2001-2004).

Patricia Mulvihill no tiene opciones en su paleta de colores: debe usar negro, blanco y grises en diversos tonos para plasmar la enigmática atmósfera del film. En diversos instantes, Mulvihill debe rellenar y delinear con colores algunos trazos sin completar del propio Gaydos, lo cual nos marca un trabajo colaborativo irregular y esfuerzo artístico logrado a medias.

Respecto a la historia, es un ejercicio interesante, pero que no es de lo mejor que tiene Bendis en su repertorio. La narrativa termina cayendo por momentos en la parodia y definitivamente el reducido número de páginas sólo permite representar unas cuantas escenas, pero que no cuentan con la carga emocional necesaria, puesto que gran parte del éxito de Citizen Kane se da en las interacciones entre el protagonista y su reparto, aspecto que se encuentra completamente ausente en esta historia corta.

The Batman Chronicles #21 es una curiosidad interesante si se desea conocer a un proto-Bendis, a una de las voces autorales contemporáneas más importantes en la industria de los comics, trazando sus primeros esbozos narrativos en el género de superhéroes, y que a la larga cobrarían mayor fuerza en la series de Powers (una mezcla casi perfecta de la sensibilidad noir y superhumanos), Ultimate Spider-Man (drama juvenil y aventuras) y Avengers (narrativa superheróica modular).