The Match Factory Girl

Donde la normalidad es invadida por un escrutinio obsesivo, descubriendo a su paso personajes extraños pero no menos fascinantes.

The Match Factory Girl | Finlandia, 1990
Escrita y dirigida por Aki Kaurismäki
Reparto: Kati Outinen, Elina Salo, Esko Nikkari y Vesa Vierikko
Cinematografía por Timo Salminen
Musicalización por Erkki Friman, Tapani Ikonen, Jari Lappalainen y Lasse Luoto
Edición por Aki Kaurismäki
Producida por Katinka Farago, Aki Kaurismäki y Klas Olofsson

La filmografía del realizador finlandés Aki Kaurismäki se caracteriza por un apego al minimalismo en tempos sumamente pausados, en escenarios donde se retrata a la vida misma, con una fascinación por lo mundano que se ve envuelto en situaciones offbeat plagadas de humor negro, ironía, dramatismo y desolación.

The Match Factory Girl (Tulitikkutehtaan tyttö en su idioma original) describe perfectamente este approach, y que junto a las películas Shadows in Paradise (Varjoja paratiisissa, 1986) y Ariel (1988) constituyen lo que se conoce como la “Trilogía del Proletariado”.

Esta cinta es de manufactura única, con un escaparate urbano ausente de todo glamour, donde sus escasos diálogos someten a la audiencia a prestar su atención por completo en el lenguaje corporal de la epónima protagonista que da nombre a la película (e interpretado de forma brillante por Kati Outinen), en el que cada gesto, cada mirada y cada tarea monótona que desempeña en su trabajo van creando situaciones que llegan a un punto de ebullición, donde los conflictos familiares, el trabajo mal pagado y la soledad no le son obstáculo para intentar darle color a su vida, pagando caro las consecuencias.

Kaurismäki demuestra su pleno control sobre la puesta en escena y la ambientación, donde su interés radica no solamente en plasmar a la realidad, sino sus reacciones ante eventos fuera de su control, además de dotar a la cinta de una peculiar banda sonora de rock (una obsesión recurrente para él) y la cual integra un interesante contraste a las emociones y psicología de sus personajes.

Outinen ofrece un performance destacadísimo, en el que de formas sutiles va trastornando su existencia cuando una y otra vez el universo conspira contra su felicidad, llevándola a maquinar una jocosa venganza contra quienes se entrometen en esa búsqueda optimista por salir adelante.

Con actuaciones como esta, Outinen se consolidaría como la primera actriz en la carrera de Kaurismäki, participando en la mayoría de su oeuvre en los 80s, 90s, 2000s y 2010s.

Una curiosidad que vale la pena apreciar.