S.H.I.E.L.D. Vol. 2 #2

“Chapter Two: Fire.”

S.H.I.E.L.D.  Vol. 2 #2
“Chapter Two: Fire”
Escrito por Jonathan Hickman
Arte por Dustin Weaver
Color por Sonia Oback
Letra por Todd Klein
Portada por Gerald Parel
Producción por Taylor Esposito
Edición por Daniel Ketchum & Nick Lowe

Publicada por Marvel Comics, la serie de S.H.I.E.L.D. reinterpreta a los exponentes artísticos, científicos y figuras más destacadas a lo largo y ancho de la historia antigua y contemporánea de la humanidad, y los integra en historias del corte clásico de superhéroes. Este excelente comic es todo un tour de force, lleno de giros característicos de la ciencia ficción, con un alto índice de acción épica y consecuencias de gran dramatismo.

– – – – – – – – – –

SINOPSIS

1503: Leonardo y sus discípulos completan un proyecto sumamente sorprendente: un duplicado mecánico, a la imagen perfecta del maestro da Vinci y usado con el objetivo de suplantarlo, ya que el erudito y entonces líder de la Hermandad se dispone a partir a una importante misión en aras de salvar a su organización de la obsolescencia en el futuro distante.

1960: La Guerra Civil en la Hermandad de Shield es detenida tras el regreso de Howard Stark, Nathaniel Richards y Nikola Tesla. Michelangelo interviene y hace que Newton y Leonardo sean juzgados por un cónclave supremo, en vías de averiguar cuáles son sus verdaderas agendas.

1959

La saga en imágenes.

Mientras que Leonardo revela su intención sincera de sacrificarse por el bien y prosperidad de todos, Newton es mostrado como el asesino del otrora patriarca Galileo, en un plan macabro para cumplir las profecías del fin del mundo.

Newton escapa usando la tecnología de da Vinci, por lo que los protagonistas deben ir en su búsqueda. Antes de partir, Howard Stark decide dejar un legado crucial: la historia de la Hermandad y los estatutos ideológicos que darán lugar a la formación de la agencia de S.H.I.E.L.D. de ahora en adelante.

Mientras Nostradamus busca desesperado el elíxir de la vida eterna de Newton, el joven Celestial encuentra las notas y cálculos prohibidos que vaticinan el fin de los tiempos. Siendo un ser que se alimenta de aritmética, dicha revelación lo hace crecer y enloquecer de forma exponencial…

– – – – – – – – – –

REVIEW

Si hay que darle algún calificativo a esta segunda entrega de S.H.I.E.L.D., es trepidante.

A una gran velocidad, Jonathan Hickman posiciona a su relato en un punto inesperado para muchos, al resolver el subplot de la Guerra Civil en la Hermandad sin mayores preámbulos ni con un storytelling decompreso/extendido sobre varios tomos. Esto vuelve impredecible a la trama, despejando dudas si el autor en realidad iba a expandir una historia cuyo desenlace a nivel general ya tiene un rumbo definido.

Y es que, tras las conexiones expuestas entre Secret Warriors y Fantastic Four — escritas a la par por Hickman — S.H.I.E.L.D. pareciera tener poco que ofrecer. Ahora, con este impredecible giro, le otorga a su obra tanto nueva vida como expectativas diversas.

De igual forma, el autor de forma imperceptible vuelve a dejar en la mente de sus lectores los contrastes en la ideología de los protagonistas, donde el escepticismo y el cálculo científico choca con el fervor cuasi-religioso y el aparente destino divino/apocalíptico. Este tomo flaquea en el desarrollo de su reparto, quienes se hacen a un lado para hacer avanzar vertiginosamente el plot y plan maestro de Hickman.

En el terreno artístico, Dustin Weaver experimenta un poco con sus layouts/composiciones de página, al mover sus escenas a lo largo y ancho, ocupando todo espacio posible. Resalta sobremanera una página donde de una forma elegante y bastante original plasma el transcurrir del tiempo usando un círculo, dividido en 4 segmentos, los cuales denotan una escena en diferentes instantes.

De igual forma, Weaver llena cada viñeta de múltiples detalles, con un gran ojo para ofrecer escenarios repletos de elementos que favorecen una lectora cuidadosa y pausada. Los colores de Sonia Oback continúan con esa tendencia de saturar los dibujos de gran viveza, a diferencia del volumen anterior. Oback triunfa al colorear las últimas páginas, acentuando la naturaleza trepidante de la cual hablábamos en un inicio.

Carente de momentos cumbre para sus personajes, S.H.I.E.L.D. #2 apuesta por conjuntar múltiples situaciones a la vez y que convergen de tal forma que generan la promesa de conflictos repletos de acción y efectos dramáticos. Veremos si logra cumplirla en los próximos capítulos.

– – – – – – – – – –

LA TUMBA DE LEONARDO

Las conexiones entre los comics de Hickman continúan.

LEONARDO

El escritor ofrece respuestas a interrogantes previas de forma sutil, tales como la identidad del narrador omnisciente en diferentes secuencias dentro del primer volumen de la serie (Howard Stark), así como también ata un cabo suelto dejado atrás en el comic de Secret Warriors — en una breve secuencia en las primeras páginas:

S.H.I.E.L.D. Vol. 2 #2 nos revela que Leonardo da Vinci construye en 1503 un duplicado con el fin de mantener las apariencias y concentrarse en su misión.

Dicha réplica es desenterrada de su lecho de muerte en 1961 por el súper espía Nick Fury en la serie de Secret Warriors (tomo #25, con fecha de marzo de 2011).

SIGUE:
“THE FALL”