Final Crisis #7

Annotations y comentario variado.

Final Crisis de Grant Morrison (2008) fue un comic tan polémico que invitó tanto al desdén generalizado como a la obsesión en específico. Toda una saga que nos condujo al escrutinio para descubrir todos sus secretos, y a un análisis cerebral para descifrar las claves de su fracaso comercial y de crítica—a pesar de su frescura y descaro en el argumento y narración. Como complemento a nuestra anterior retrospectiva, ofrecemos ahora annotations y comentario variado para cada capítulo de esta controversial obra. Tú no necesitas saber nada de esto, pero en caso de que estés interesado…

“In the end, there was nothing left but darkness and the first superhero, Superman, with a crude wishing machine, the deus ex machina itself, and a single wish powered by the last of his own life force. He wishes for a happy ending, of course.”
— Grant Morrison.

Final Crisis #7
“NEW HEAVEN, NEW EARTH”

créditos
Grant Morrison, guión • Doug Mahnke, arte
Tom Nguyen, Drew Geraci, Christian Alamy, Norm Rapmund, Rodney Ramos, Doug Mahnke & Walden Wong, tintas
JG Jones, portada/Marco Rudy & Alex Sinclair, variante
Alex Sinclair, Tony Aviña & Peter Pantazis, color
Travis Lanham, letra • Adam Schlagman, editor asociado
Eddie Berganza, editor

– – – – – – – – – –

Sinopsis

“Esta es tan solo una historia que apenas ha dado COMIENZO.”

A self-assembling hyper story!

– – – – – – – – – –

Annotations

El último capítulo de esta controversial, apasionante y envolvente saga pone un punto y aparte con lo que hemos leído hasta el momento. Morrison es inteligente al unir a las tramas de “Superman Beyond 3D” y “Final Crisis” en la forma de un team-up de diversos héroes del Multiverso de DC, empleando una prosa que es sugerente en todo momento y que denota analogías entre las acciones de estos personajes y los relatos tradicionales de la mitología griega:

“THE MUSIC OF THE SPHERES. THE SOUND OF THE TIDES OF THE INFINITE, BREAKING ON OUR MORTAL STRAND. AND BEARING A VESSEL. SURGING ON A FOAM OF GRAVITONS, LIKE SOME NEW ARGO. ITS CARGO NOT GODS. NOT MONSTERS. BUT HEROES.”

– – – – – – – – – –

El autor reordena a todas las secuencias dentro de este tomo y utiliza la técnica de In medias res nuevamente, esta vez para convertir a sus pormenores en una anécdota de tintes legendarios sobre el triunfo del heroísmo, y que se trasmite a audiencias de diferentes generaciones y que finalmente se guarda para la posteridad en una cápsula del tiempo. Morrison acuña el término de “channel-zapping comics” o “comics de sintonizar canales” para denotar la velocidad con la que se transmiten e intercambian estas escenas una y otra vez:

“MY NAME IS LOIS LANE. THE FINAL EDITION OF THE DAILY PLANET ROLLED OFF THE PRESSES TODAY. I WROTE THE LAST STORY. JIMMY OLSEN TOOK THE PICTURES. IT´S THE STORY OF THE PEOPLE WE LOVED. THE STORY OF THE DEATH OF BATMAN. OF HOW HE, JUST A MAN, HAD FATALLY WOUNDED THE GOD OF EVIL. THE STORY OF WHO WE WERE. AND WHAT WE STOOD FOR. AND HOW WE FOUGHT FOR WHAT WE BELIEVED IN, UNTIL THE VERY END. CALL IT A MESSAGE IN A BOTTLE. MAYBE, SOMEONE, SOMEWHERE, WILL FIND IT. AND READ THE STORY OF THE FINAL CRISIS.”

– – – – – – – – – –

Superman confronta a Darkseid, dándose cuenta de que este villano habita el cuerpo de Dan Turpin. Viéndose atado de manos, el tirano empieza a celebrar su victoria. Acto seguido, el escritor pone de manifiesto que éste es el momento justo en el que Darkseid toma la pistola con la bala de Radión y la apunta hacia Orión, quien se encuentra en el pasado. Pero este villano no contaba con la aparición de Barry Allen y Wally West, quienes tienen al Black Racer pisándoles los talones. El déspota galáctico es impactado de frente por la Muerte, que lo recibe gustoso: “THE TERMINAL MOMENT IS HERE. I COME TO ALL! EVEN YOU!”

– – – – – – – – – –

Pero este no es el fin de la historia. Siendo transportados nuevamente a otro instante en el tiempo, la narración de la Crisis Final continúa asombrándonos y confundiéndonos:

“THIS IS THE STORY OF THE LAST SUPERHEROES. AND THE MACHINE THEY MADE TO SAVE THE WORLD.”

Superman memorizó los componentes y el armado de la Miracle Machine, y ha puesto en marcha un arriesgado plan para recomponer a una realidad en añicos. Todos ponderan los alcances y propósito de este artefacto:

“SOME KIND OF OMNI COMPUTER. SOMETHING THAT CAN CALCULATE THE LIFE EQUATION. A SUPER-COMMUNICATIONS DEVICE—LIKE A CELLPHONE TO THE GODS, I HEARD.”

– – – – – – – – – –

Posteriormente, volvemos a hacer un salto mucho antes de la derrota de Darkseid para saber el destino final de los superhéroes y su combate contra los Justificadores:

“THIS IS HOW CHECKMATE WENT DOWN FIGHTING.”

De nuevo, Most Excellent Superbat se lleva las palmas con otra frase sensacional: “Let me show you what money UNLEASHED can do!” La batalla adquiere un giro inesperado cuando la destrucción de la realidad toma forma. Morrison condensa lo que sucede con simples enunciados: TIME! SPACE! SHREDDING!

“WELCOME TO A MIND-BENDING WORLD I STILL CANNOT BE ILL-EQUIPPED TO DEAL WITH.”

Checkmate fracasa en su intento por transportar a los sobrevivientes de la Tierra a un universo paralelo. Hawkman y Hawkgirl mueren en su intento por evitar que Brother Eye desconecte el puente de gravitones. De último momento, Motherboxxx envía a todos los presentes en Suiza al Universo Designado-51, el cual es el hogar de Sonny Sumo… y Kamandi.

– – – – – – – – – –

“SUPERMAN ALONE AGAINST THE WORLD’S GREATEST SUPER-VILLAINS! HOW DO YOU THINK HE GOT OUT OF THAT?”

Una y otra vez, el futuro y el presente se mezclan para relatar los esfuerzos de Superman por miniaturizar a toda la raza humana y mantenerla en criogenia, de cómo Lex Luthor unió sus fuerzas con él para detener a los Justificadores, y de cómo Frankenstein logra romper el vínculo entre los dioses de Apokolips y la Mujer Maravilla, quien usa su Lazo de la Verdad para romper el trance que sujeta a los humanos con la Ecuación de la Anti-Vida.

– – – – – – – – – –

Morrison transmite esta desorientación a sus lectores con agudas introspecciones de sus personajes: “What used to be TIME is slowing to a STOP. What used to be meaningful and significant… is LOSING importance… that’s how it seems to me.”

“ONE CHANCE, ONE WISH.”

El tiempo pasa. Superman se dispone a usar a la enigmática Miracle Machine. Sin embargo, la esencia incorpórea de Darkseid aparece ante él, descrita por Morrison como “los languidecientes ecos fantasmales de su malicia”, y cuyo aspecto visual se inspira en los comics de “Seven Soldiers: Mister Miracle”. El villano reconoce a la máquina milagrosa de la siguiente y muy elocuente manera:

“YOU’VE CONSTRUCTED A CARGO CULT MOTHER BOX CAPABLE OF A SINGLE OPERATION. HOW COULD I ASK FOR A BETTER GIFT TO DESTROY YOU WITH?”

Pero Superman tiene la última carta, en lo que quizás es la secuencia más inusual de todas las expuestas en estos trepidantes siete tomos:

“THE WORLDS OF THE MULTIVESE VIBRATE TOGETHER, DARKSEID, AND MAKE THIS… SOUND, LIKE AN ORCHESTRA. EVERYTHING’S JUST VIBRATIONS, REALLY. AND COUNTER-VIBRATIONS THAT CANCEL THEM OUT.”

Superman entona los acordes del Multiverso, una nota cuya frecuencia termina por destrozar a este ente maligno, desintegrándolo al olvido eterno. Y de aquí surge el momento en donde la narrativa forma una elipsis, con Superman tomando de la silla de Metron el mismo fuego primordial que le fuese otorgado a Anthro en el tomo #1:

“I SENSE A FAINT… HEARTBEAT… FROM WITHIN THE NEW GOD METRON´S ABANDONED MOBIUS CHAIR. I’D NEVER HAVE HEARD IT. BUT FOR THE ABSOLUTE SILENCE. I THINK IT’S ELEMENT X. FIRE FROM THE GODS. IT CAN TAKE ANY… SHAPE… BECOME THE LAST… LAST PART OF THE JIGSAW.”

Morrison ya había tomado del juguetero de DC a los Nuevos Dioses, hace 20 años en el comic de “Justice League of America”. Este “fuego de los dioses” es similar al compuesto energético de nombre “Worlogog”, usado en dichas historias.

– – – – – – – – – –

Dispuesto a conjurar su deseo, el héroe es nuevamente interrumpido por el más inesperado de todos los personajes: “The dying god left your universe wounded, broken, defenseless and alone in the endless dark… where MANDRAKK dwells. Here at the end of ALL stories.”

La caída de Darkseid ha situado a Superman en el proverbial abismo. Ha caído hasta el fondo del infierno y se encuentra ahora con el mismo demonio, exiliado del panteón de los Monitores. Para quienes siguieron a Final Crisis, el papel de Mandrakk siempre estuvo sometido a un escrutinio con el fin de descifrar su verdadera naturaleza: ¿se trataba de una alegoría del fan empedernido? ¿De los editores y su necedad por fiscalizar a los autores? ¿Una tangente sin explicación razonable por parte de Morrison? Nunca hubo una respuesta clara en su momento. El daño estaba hecho.

– – – – – – – – – –

“COME CLOSER. I NEED TO EAT YOU RAW! SLLUBBBRR AS I FED ON ON THESE “SERVANTS OF GOD” DEFENDERS OF THE UNIVERSE. DRAINED NOW. MEANINGLESS.”

De nueva cuenta, y ahora entre páneles, se nos negó la posibilidad de ver un encuentro épico entre Mandrakk y los heraldos de Dios, The Spectre (la Ira) y Radiant (la Piedad, otro personaje surgido en las páginas de Final Crisis: Revelations). En un diminuto panel, Morrison deja claro que el vampiro cósmico fue el vencedor. La compresión de la historia estaba a más no poder. Para no variar, Ultraman aparece cargando a una inconsciente Superchica, dejando claro que entre la derrota de Darkseid y el inminente uso de la Miracle Machine se desató un Armagedón en el que Mandrakk aniquiló lo que restaba del Universo DC, y no hubo testigos.

Pero Superman tiene todo lo que necesitaba para hacer funcionar a este literal “Deus Ex Machina”, e inmediatamente sus efectos empiezan a tomar forma:

“SUPERMAN. YOUR SIGNAL HAS BEEN RECEIVED AND UNDERSTOOD. THIS IS BETWEEN MONITORS NOW.”

A título personal, Nix Uotan fue uno de los mejores personajes que Grant Morrison ha creado en tiempo reciente para DC. Siendo un fanboy, Uotan no logra recordar su pasado como vigía y curador del universo que alberga a Superman y compañía, pero cuando lo hace comienza a mover los hilos para encaminarlos a la victoria. Como comentamos anteriormente, la calidad del arte se vuelve considerablemente inferior, a tal grado que en un número reducido de páneles se satura a un sin fin de personajes emanados de la voluntad sobrenatural de Uotan: un ejército de Supermanes análogos de realidades alternas, los Green Lantern Corps, la Liga de las Súper Mascotas (!) y los Ángeles Vengadores del Pax Dei—estos últimos creados por Morrison en su etapa como autor en “Justice League”.

“SO GIMME ONE LAST EFFORT, TEAM. ALL TOGETHER! AND SPIKE THIS VAMPIRE!”

Mandrakk es vencido por un ejército de la manera más sencilla y anticlimática posible, todo gracias a que el comic no podía contar con más espacio para expander estas prometedoras batallas. Ni siquiera las secuencias expandidas en “Absolute Final Crisis” le hacen justicia a esta cataclísmica lucha del bien contra el mal.

“THIS MULTIVERSE HAS NATURAL DEFENSES NONE OF YOU COULD HAVE IMAGINED. NO ONE %$%$ WITH THE JUDGE OF ALL EVIL.”

– – – – – – – – – –

El epílogo de Final Crisis continúa condensando momentos en breves viñetas: los Linternas Verdes reacomodando universos paralelos en colisión, las ciudades y el Diario El Planeta son reconstruidos y la estructura de la Orrería de los Mundos vuelve a la normalidad. Nix Uotan le hace ver a los Monitores que la contaminación del mundo real los ha distraído de su misión, por lo que el contacto con la narrativa debe ser evitado a toda costa. De igual forma, este súper personaje recompone a su Tierra-51, atándola permanentemente a los mitos de Kirby en DC:

“NOW WE KNOW WHY THERE´S A BLACK HOLE AT THE BASE OF CREATION. IT’S WHERE DARKSEID FELL THROUGH EXISTENCE TO HIS DOOM. LEAVING HELL DESERTED. AND THERE, IN HIS ABSENCE, THE FIRST FLOWER GREW. SO BEGINS THE MYTH OF A NEW CREATION. APOKOLIPS REBORN AS NEW GENESIS. THE NEW GODS RETURNED TO GUIDE THE DESTINY OF A NEW WORLD. AND HERE: THE PLAN I USED TO RECONSTRUCT EARTH DESIGNATE-51, DESTROYED BY OGAMA´S TREACHERY.”

En este sentido, Morrison ofrece su visión acerca de este nuevo ‘Mundo Kirby’: “[Nix Uotan] had his own Monitor plan which involved cutting and pasting sections of other times and places into Earth-51’s history. The effect of all this cosmic Photoshopping occurring around the Command-D bunker caused Kamandi’s consciousness to shift wildly through time and the Multiverse, which is why he was able to appear to Anthro in issue 1 and Dan Turpin in issue 2. [The New Gods] have a newly-fashioned Kirby-flavoured Earth to deal with as they slowly return from ‘death’ to their full power and majesty. Right now, they’re like tribal gods on a primitive planet. Clash of the Titans, dude!”

Lo único que puedo decir es, “SHOW, DON’T TELL.” ¿Si no lo puedo plasmar en la página, para qué necesito saber estos detalles? La resurrección de los Nuevos Dioses se convirtió en un suceso irrelevante, y mucho más cuando DC no dio pié a ninguna continuación a las tramas dejadas en el tintero por Final Crisis. En su intento por ser contra-intuitivo, la saga adolece en su conclusión con momentos que quedan a deber. Una mayor cantidad de páginas hubiese resuelto la mayoría de estos problemas, aunado a un esfuerzo artístico con el tiempo adecuado para no lucir ni apresurado ni falto de claridad narrativa.

Diciendo adiós a Weeja Dell, Nix Uotan explica que Superman deseó lo más obvio, un final feliz para todos. Así, la historia se desvanece de la Conciencia Monitor y deja a Uotan como única interfase entre ella y el nuevo Universo DC.

– – – – – – – – – –

En una escena post-créditos, regresamos a Anthro. Ha pasado mucho tiempo y, en sus últimos días, sigue recordando las enseñanzas de ese “ángel blanco” que le otorgó el poder del fuego. A sus espaldas yace la cápsula del tiempo, la cual fue abierta. Tras pintar su último grafo del “circuito Kirby”, se desvanece. Una muerte en un sueño tranquilo.

A su lado aparece un sujeto repleto de cicatrices, quien coloca cerca de su cuerpo sin vida un bati-cinturón. Disponiéndose a labrar su propio arte rupestre: BRUCE WAYNE comienza así su largo camino a casa, en una escena incluida sin ambigüedades por Morrison a petición de la editorial. La historia continúa en la miniserie “The Return of Bruce Wayne”.

– – – – – – – – – –

De esta forma culmina el último gran evento en la primera década del siglo XXI para DC Comics. Aquel que se atrevió a darle una bofetada con guante blanco a una audiencia renuente a ver alteradas las fórmulas establecidas. Un comic de “pensamiento laterial” que cautivó, obsesionó y molestó a miles, y que para el autor representó el reto más importante de su carrera dentro de este género en el comic comercial. Su visión para Final Crisis es descrita por él de manera honesta en los párrafos siguientes:

“ME PREGUNTÉ QUÉ PASARÍA SI LA NARRATIVA DE LOS COMICS DEJASE DE IMITAR A LAS PELÍCULAS Y A LA TV E INTENTARA EN SU LUGAR ALGUNOS TRUCOS COMO EN LA ÓPERA, POR EJEMPLO. ¿QUÉ TAL SI COMICS QUE SON DENSOS, ALUSIVOS Y HERMÉTICOS SE LEYERAN COMO POESÍA EN LUGAR DE PROSA? ¿QUÉ TAL SI HUBIESE COMICS CARGADOS DE MÚLTIPLES Y PRISMÁTICOS SIGNIFICADOS Y POSIBILIDADES? ¿COMICS COMPUESTOS COMO MÚSICA? EN UN MERCADO SATURADO DE COMICS DE ‘HEMISFERIO IZQUIERDO’, PIENSO QUE SERÍA REFRESCANTE OFRECER DESVERGONZADAMENTE UNA ALTERNATIVA DE ‘HEMISFERIO DERECHO’.

JUSTO COMO “MARVEL BOY” EN 1999 VATICINÓ a LAS TENDENCIAS NARRATIVAS DE LA ÚLTIMA DÉCADA, FINAL CRISIS ES UN INTENTO DE PREDECIR CÓMO SE DESARROLLARÁN TÉCNICAS TALES COMO ‘SINTONIZAR CANALES’ UNA VEZ QUE EL QUINTO MUNDO DE LA ERA DE LA INFORMACIÓN DE OBAMA SE ATRAVIESA EN EL CAMINO Y EMPIEZA A DEFINIRSE A SÍ MISMO EN OPOSICIÓN A LAS REGLAS DE LA GENERACIÓN ANTERIOR.

Creo que queremos fantasía otra vez. Queremos mundos en los que podamos entrar. Queremos ser superhéroes. Creo que la audiencia está lista para cosas más salvajes. Pero Hollywood todavía se ocupa principalmente de una mentalidad conservadora, por lo que no puedo imaginar una película de Final Crisis en algún momento dentro de los próximos 100 años.”

FIN