Superman Beyond 3D #2

Annotations y comentario variado.

Final Crisis de Grant Morrison (2008) fue un comic tan polémico que invitó tanto al desdén generalizado como a la obsesión en específico. Toda una saga que nos condujo al escrutinio para descubrir todos sus secretos, y a un análisis cerebral para descifrar las claves de su fracaso comercial y de crítica—a pesar de su frescura y descaro en el argumento y narración. Como complemento a nuestra anterior retrospectiva, ofrecemos ahora annotations y comentario variado para cada capítulo de esta controversial obra. Tú no necesitas saber nada de esto, pero en caso de que estés interesado…

“What would happen if the void of the page took issue with the quality of material imposed upon it and decided to fight back by spontaneously generating a living concept capable of devouring narrative itself? A nihilistic cosmic vampire whose only dream was to drain the multiverse dry of story material, then lie bloated beneath a dead sun, dying.”
— Grant Morrison.

Final Crisis: Superman Beyond 3D #2

créditos
Grant Morrison, guión • Doug Mahnke, arte
Christian Alamy, Tom Nguyen, Drew Geraci & Derek Fridolfs, tintas • David Baron, color
Mahnke, Alamy & Baron, portada/J.H. Williams, variante
Ray Zone, efectos 3D
Ken López, letra • Adam Schlagman, editor asociado • Eddie Berganza, editor

– – – – – – – – – –

Sinopsis

“Cuando se pierda toda esperanza, vendré con ejércitos de millones. Déjenlos con sus sórdidas Crisis.”

A self-assembling hyper story!

– – – – – – – – – –

Annotations

Morrison cita como influencias en este relato a autores cuyas obras en la década de los 70s estuvieron plagadas de escenarios psicodélicos, filosóficos, dramáticos, disparatados y expansivos que ofrecieron en su momento un sentido de novedad e impacto duradero sobre los lectores: Jack Kirby, Jim Starlin, Steve Englehart, Frank Brunner, Steve Gerber, Don McGregor y P. Craig Russell, por nombrar algunos.

Superman Beyond 3D #2 exhibe estas características claramente, con la presencia de ominosos diálogos que presumen a un narrador omnisciente y que dan realce a una aventura cósmica y épica sin igual. En ese mismo tenor, Morrison añade momentos de verdadera emoción y desparpajo para sus personajes, los cuales evocan esos dramas existenciales al estar frente a lo desconocido. Para muestra basta un botón:

“THEY FORGET US! THEY ABANDON US ON A… A COSMIC DUMP! AND… AND THAT´S NOT ENOUGH? NOW THEY EVEN WANT TO STEAL OUR TRASH! GIMME THAT! LIMBO SAYS NO!”

Y también:

— “SUPERMAN! PROMISE YOU’LL REMEMBER US? EVEN IF NO ONE ELSE DOES?”

— “I WILL. AND THEY WILL. I GUESS YOU CAN BE A HERO ANYWHERE, MERRYMAN.”

Awesome. Como el título de este comic lo indica, “Más Allá de la Tercera Dimensión” supone, en términos “Morrisonianos”, esta simbiosis entre la audiencia y el material de lectura que intenta sugerir, más no revelar explícitamente, que el hojear un comic es una forma de manipular el tiempo y el espacio, en donde somos capaces de avanzar hacia el final, o bien retroceder ya sea a la mitad o hacia el comienzo en un santiamén. En términos simples (o complejos, como quiera verse) el tiempo es un objeto, en el cual nosotros como lectores nos situamos en un punto de referencia que nos permite ver todo lo que les sucede a estos súper seres, además de apreciar y ser afectados por sus vicisitudes, sueños, costumbres y situaciones entre lo mundano y lo fantástico.

Es decir, el comic es una “dimensión inferior” y el mundo real, nuestro mundo, una “realidad superior”, los cuales se nutren e interactúan mutuamente. En este punto de la serie, somos testigos de una sucesión constante de metáforas que intentan explicar el nexo entre la página impresa y el lector, donde “el poder de las historias” despierta emociones específicas, fundamentales, un pleno involucramiento entre el fanboy comiquero y sus personajes predilectos.

Acto seguido, el autor establece high concepts que le dan una presencia inusitada a su trama, justificando de esta forma a este selecto grupo de Supermanes y su propósito como equipo, de cómo uno se beneficia de las extraordinarias cualidades del otro para salvar a la Creación. Capitán Átomo fusiona y convierte en energía a Superman y Ultraman, dispersando su esencia entre los recovecos que separan a la “página en blanco” de esta caótica historia del Bien vs. el Mal.

Utilizando unos lentes 3D (recuadro), el comic rompe las fronteras con el lector, haciéndolo partícipe de una experiencia en donde Superman deja a la página impresa para investigar el críptico cubil de la sociedad de los Monitores:

“WE’LL BE TRAVELING THROUGH BLEED SPACE BETWEEN THE UNIVERSES, BUT YOU’LL BE NEED TO UPGRADE TO 4-D VISION TO TRULY COMPREHEND WHAT YOU EXPERIENCE…” (!)

Siendo recibido por la Monitrix Weeja Dell, Superman se da cuenta de que habita dentro de una armadura gigantesca y esculpida en su imagen, el último vestigio dejado por el primer Monitor, Dax Novu, antes de su exilio, el cual le permite desplazarse sobre este tétrico mausoleo donde habitan los Monitores, descritos por Morrison en el texto con un dejo de romanticismo y elegancia de la siguiente manera:

“ESTOS SON LOS SERES QUE VI EN EL LIBRO DEL LIMBO. ANTERIORMENTE INNUMERABLES Y CARENTES DE ROSTRO, EL CONTACTO CON LOS CONFLICTOS DE LA VIDA HUMANA HA ALTERADO SU NATURALEZA. LA NARRATIVA SE HA FORMADO A SU ALREDEDOR, COMO CRISTALES EN SOLUCIÓN. INCREÍBLE. CAMINO ENTRE FORMAS PRIMITIVAS EN UN MUNDO BÁSICO.”

Yes. Y así, Superman descubre la adicción que invade a los seguidores de Mandrakk, quien se presenta ante él una vez revelado su plan de drenar la vida de las Tierras Infinitas. En su poder está el Elixir refinado de La Brecha, y una gota es suficiente para salvar a su amada Lois.

“I’M INSIDE A SELF-ASSEMBLING HYPER STORY! AND IT´S TRYING ITS BEST TO DESTROY ME! AND YET I’VE NEVER KNOWN SUCH PERFECT CERTAINTY. THIS IS MY REASON TO BE. MY PURPOSE IS SIMPLY TO STOP HIM.”

Con enunciados que le dan gran enormidad a su relato, Morrison y Mahnke confeccionan la batalla de todas las batallas, abstrayendo en una sola frase el componente principal que le da vida a este género de superhéroes:

“THERE IS NOTHING LEFT; THE INEXORABLE LOGIC OF LIVING STORY DRIVES US TO ITS CONCLUSION. WE FIGHT.”

Accidentalmente, Mandrakk mata a Zillo Valla, quien resulta ser su esposa, y cuya lealtad al vampiro cósmico toma un giro impensado al ser conmovida por el sacrificio de Superman para salvarnos a todos. Nuestro héroe logra lanzar a Mandrakk al vacío eterno.

Los Monitores se dan cuenta de sus yerros, y cumplen el deseo de Superman de llevarse un poco del elixir. Reincorporándose al Multiverso, él y sus amigos logran detener la invasión de los navíos que amenazaban a los 52 mundos alternos. Volviendo a casa, logra darle a tiempo el suero vital a Lois. Desafortunadamente para Superman, Mandrakk aún acecha a esta realidad, convirtiendo a Ultraman en un vampiro.

En lo que es un momento meramente Morrisoniano, la historia finaliza de la mejor forma: Superman les deja un recuerdo a los Monitores, inscribiendo en una lápida una advertencia hacia cualquier tirano que amenace con destruir a esta narrativa que los contiene a todos por igual: “ESTA HISTORIA CONTINUARÁ.”

SIGUE:
“FINAL CRISIS: SUBMIT”