Blue Is the Warmest Colour

Una novela gráfica que evoca emociones propias de una juventud bajo encrucijadas dramáticas, y que son un reflejo fiel de las que hemos sufrido nosotros en cualquier momento de nuestras vidas.

BITWCBlue Is the Warmest Colour
Título original: “Le bleu est une couleur chaude”
Escrita e ilustrada por Julie Maroh
Primer tiraje en 2010 por Êditions Glénat, Francia
Edición en Castellano, 2011-13 por Dibbuks, España

“Amor mío.
Cuando leas estas palabras habré dejado este mundo.”

Con estas líneas inicia Blue Is the Warmest Colour, una novela gráfica de corte dramático y de tintes autobiográficos que narra la existencia de una jovencita de nombre Clementine, cuya actitud de ojos abiertos e ilusiones propias de una chica de 15 años sufren una inusual metamorfosis tras cruzar su mirada con Emma, una incógnita de cabello azul que la conducirá al descubrimiento de sensaciones, perspectivas, sinsabores, despertar sexual y decisiones de vida que la llevan a cuestionar su identidad y las reglas y comportamiento que el mundo de los adultos edifica para nosotros.

“Emma: ¡¡Deja de hablar de ese modo de los homosexuales!!
¡¿Es que te han lavado el cerebro o qué?!
Clementine: ¿Nunca te has avergonzado de ser así?
Emma: Sólo el amor puede salvar a este mundo ¿Por qué debería avergonzarme amar?”

BITWC001Esta obra se consolida, al igual que con Persepolis (Marjane Satrapi, 2000), como una de las más importantes en la última década en el escenario de la narrativa gráfica europea, y cuyo potencial evocativo logra enganchar a su audiencia, donde las experiencias de la protagonista logran una gran empatía con ella. La soledad, la incomprensión, el amor no correspondido, la apertura a una consciencia política y de reconocimiento de nuestra sexualidad se muestran con gran franqueza, bajo un estilo cuasi-epistolar y retrospectivo que teje una historia de amor al más puro estilo del shôjo manga, pero con la sensibilidad del drama urbano europeo típico de realizadores cinematográficos y novelistas de corte independiente.

BITWC002“Poco a poco me di cuenta de que hay muchas formas de amar. No elegimos de quién nos enamoramos. Y nuestra idea de la felicidad se impone a nosotros en función de cómo vivamos…”

En todo momento, la autora Julie Maroh (foto, izq.) no compromete su mensaje con el shock value ni con la aparente gratuidad en los momentos íntimos entre las protagonistas (los cuales son mostrados ante todo como la realización de nuestros deseos y anhelos por el cariño/afecto de nuestro “otro significativo”, de la forma más tierna y sincera sin resultar como algo mórbido), dejando claro que la historia es más una confesión honesta de emociones sobre la libertad, el autodescubrimiento y la aceptación de nuestro lugar en el mundo que como represiones ocultas y dañinas.

“Emma: hace un mes que no puedo dormir por tu ausencia.
Si no puedo pasar contigo todas las noches de mi vida, no quiero esta vida.
¿Por qué te fuiste así?
Clementine: ¿Por qué no corriste detrás de mí?
Emma: Aquí estoy.”

En el aspecto artístico se trata en todo momento de no evocar al estilo manga y sus convenciones en la composición de páneles, apostando un estilo más tradicional en donde se retrata a la realidad de una niña en términos más introspectivos, con efectivo uso de greytones y una gran consistencia en la anatomía y lenguaje corporal de los personajes, enfocándose claramente en tomas cerradas y los intercambios entre los personajes, con breves y bien logrados establishing shots.

“Para Emma, su sexualidad es un bien de cara a los demás.
Un bien social y político.
Para mí es lo más íntimo que existe.”

El toque maestro está en el uso del color azul en tonos pastel como leitmotif para denotar cambios palpables en el ánimo y visión del mundo para Clementine, y que es usado en instantes selectos y cuya ausencia en las escenas en “tiempo real” asumen la pérdida de la inocencia y el amor puro, a medida que somos testigos de cómo se agrieta y fractura el afecto entre Emma y Clementine, víctimas de los taboos y la norma, cuyo romance sufre por el simple hecho de nacer bajo el mismo sexo. La autora destaca estos momentos de apertura ante la sinceridad y franqueza ante lo que viven sus dos protagónicas, confrontándolo ante el repudio, la desesperación, la incomprensión, la diferencia de ideologías y la desconfianza, y cuyo desenlace abre camino a nuevas esperanzas y verdades.

BITWC003

“Desde aquella noche en que tenía 17 años y me vi en la puerta de mi propia casa,
desde esa noche en que mi padre con una mueca de rabia dijo:
‘Si te vas con ella, dejas de ser mi hija’, rara vez me he sentido en paz.”

A pesar de que se trazan fechas y la novela abre lugar para nombrar o ubicar eventos significativos, no se ofrece realmente un contrapunto más que el hecho de hacer ver a Francia como una nación de sutiles vértices en pugna por enaltecer los valores que enarbola su propia bandera, haciendo que este relato pueda en todo momento vencer el paso del tiempo y consolidarse como una historia romántica que a pesar de ser simple logra una complejidad importante a medida que se deja atrapar por la implacable incertidumbre y prejuicio inherente en el mundo moderno.

“El amor se consume, nos desfallece, se rompe, nos rompe, se revive… nos revive.
El amor no puede ser eterno, pero nos hace eternos…”

Con una fuerte voz autoral y repleta de imágenes conmovedoras, frases de gran ternura y situaciones de comicidad, impacto emocional, ansia juvenil, sensualidad y melodrama hacen de Blue Is the Warmest Colour una lectura imperdible y una razón más para seguir creyendo en un noveno arte en pos de la vanguardia y un gran perfil comercial.

BITWC004

“El azul se ha vuelto un color cálido. Te quiero, Emma, eres mi vida…”