Pacific Rim

Pacific Rim demuestra ser un proyecto exitoso para Guillermo del Toro, un híbrido curioso entre sus obsesiones temáticas y un salto de calidad monumental en el refinamiento de un estilo que lo ha colocado entre los grandes realizadores mexicanos.

PACIFICRIMposterPacific Rim | Estados Unidos, 2013
Dirigida por Guillermo del Toro
Libreto cinematográfico por Travis Beacham y Guillermo del Toro, basado en una historia original por Beacham
Reparto: Charlie Hunnam, Idris Elba, Rinko Kikuchi, Charlie Day, Burn Gorman, Robert Kazinsky, Max Martini y Ron Perlman
Cinematografía por Guillermo Navarro
Musicalización por Ramin Djawadi
Edición por Peter Amundson y John Gilroy
Producida por Legendary Pictures
Distribuida por Warner Bros.
Pictures

Guillermo del Toro es, a título personal, el segundo mejor cineasta mexicano de todos los tiempos, siguiendo de cerca los pasos del temerario y audaz Alfonso Cuarón pero lejos de suscribirse al cine contemplativo, lapidario, determinista y reflexivo de Arturo Ripstein.

Sin embargo, en tiempo reciente ha llevado un track-record caracterizado en desechar y hacerse a un lado de ambiciosos proyectos cinematográficos cuya manufactura y potencial eran afines a su infinito ingenio, caracterizado principalmente en confeccionar provocativos mundos llenos de matices tanto oscuros y sutiles como rimbombantes y magnificentes.

Es en este prolongado y notorio estado de indefinición en el que Pacific Rim se presenta en la pantalla grande, llenando de curiosa incertidumbre tanto al fandom como al cinéfilo curioso y especializado, un film que a las primeras de cambio parece arriesgado ya que coincide en una época donde tenemos a tres cintas de Transformers llenas de hueca hecatombe y pirotecnia superficial.

PACIFICRIM001

En términos generales, Pacific Rim es un film que a gritos exclama “Godzilla meets Evangelion” pero que inteligentemente es más que eso, una cinta que logra superar esa irrisoria etiqueta – un aderezo de interés exclusivo para el fanático y el conocedor – para transformarse en una realización de inusitado entretenimiento y de amplio alcance para todas las edades.

El director logra convencer a la audiencia de aceptar un plot plagado de elementos propios del blockbuster film, con incipiente romance, rivalidades en altas dosis de testosterona, reparto de apoyo lleno de excentricidades como comedy-relief, y amplios lapsos de explosiones y acción estilizada.

PACIFICRIM002

Lejos de tocar estos temas, recursos y fórmulas ligeramente, del Toro los abraza por completo y los desmenuza a fondo, proveyendo de un sorprendente screentime en balance perfecto. Cada character arc dentro de Pacific Rim contribuye sobremanera a mover los engranes de la narrativa con gran consistencia.

El mexicano sorprende ofreciendo instantes selectos muy bien logrados en los que se expone el impacto económico, político y social de este universo de ficción entre monstruos y robots, esbozos estilísticos que consolidan su paulatino crecimiento como cineasta, cuyo oeuvre gravitaba sobremanera en emular y encontrar variantes novedosas a la brutal y cautivadora atmósfera de El Espíritu de la Colmena de Erice (de influencia notable en realizaciones como Cronos, El Espinazo del Diablo y Pan’s Labyrinth), al horror de excelencia de ilustradores e ídolos personales como Bernie Wrighston y Richard Corben (en Mimic y Blade II), y al dark fantasy Mignola/Gaiman-esco (con Hellboy y Hellboy II: The Golden Army).

PACIFICRIM003

Quizás su único punto débil haya sido el suavizar los evidentes y marcados pathos de sus protagonistas y reparto de apoyo a través de sentimentalismo y nostalgia, dándole prominencia a los espectaculares combates entre los Jaegers y Kaijus. Pacific Rim queda a deber, puesto que su libreto ofrece posibilidades interesantes para explorar a mayor detalle estas tragedias personales y rumbos oscuros, sobre los cuales del Toro cuenta sin duda alguna con la sapiencia necesaria para ofrecer un interesante recorrido a su alrededor.

Aún bajo la simplicidad del plot, el director logra formar dentro de Pacific Rim una narrativa que nos sumerge por completo, que hace volar nuestra imaginación. La cinta se impregna de un aura inusual que hace que el hardcore fan vea reflejada en ella a todos sus films, comics y animes favoritos, consolidándola como el artefacto geek definitivo del año 2013.

PACIFICRIM004

Del Toro apuesta y gana con una cinta que no se decanta ni en el homage ni en el pastiche, ni en el diálogo expositorio ni en el show-don’t-tell, una sentida love letter al Kaiju Film y al género Mecha sin gravitar sobremanera en ellas, y que es ante todo una propuesta híbrida que se sostiene en esta gran máxima:

Great Artists Steal.