Iron Man 3

Iron Man 3 se vale de elementos narrativos comunes en el género de la comedia de acción, usados sabiamente y con gran estridencia y que informan su éxito contundente de taquilla.

IM3posterIron Man 3 | Estados Unidos, 2013
Dirigida por Shane Black
Libreto cinematográfico por Drew Pearce y Shane Black
Reparto: Robert Downey, Jr., Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Guy Pearce, Rebecca Hall, Stephanie Szostak, James Badge Dale, Jon Favreau, Ben Kingsley y Ty Simpkins
Cinematografía por John Toll
Musicalización por Brian Tyler
Edición por Jeffrey Ford y Peter S. Elliot
Producida por Marvel Studios y DMG Entertainment
Distribuida por Walt Disney Studios Motion Pictures

En principio de cuentas, el hito más importante de Iron Man 3 es el haber rebasado la friolera del billón de dólares en recaudación de taquilla, uniéndose a realizaciones como The Dark Knight, The Dark Knight Rises y The Avengers como las adaptaciones de comics al cine más redituables de todos los tiempos.

La clave de este éxito sin duda es la sapiencia de Marvel Studios para asignar al talento clave para llevar a puerto seguro sus realizaciones. Shane Black, siendo una leyenda viviente dentro del género de acción norteamericano, parece tener bajo su chistera todas las respuestas y la inteligencia necesaria para hacer funcionar todas las fórmulas de esta corriente cinematográfica.

IM3001

Y es que si observamos detenidamente, Iron Man 3 es grande, ruidosa, un producto con elementos propios del cine manufacturado, focus group-oriented al estilo Michael Bay, pero con el freno de mano necesario para remover todas las excentricidades y screentime innecesario de elementos que distraigan a la audiencia del tema core de la cinta: las vicisitudes de Tony Stark (Robert Downey, Jr.) quien de nueva cuenta se ve acorralado, bajo presión psicológica profunda y con su inigualable intelecto como única arma para salir de dificultades.

IM3002

Es interesante ver cómo el guión de forma increíble emplea a sus personajes secundarios de forma aleatoria para realzar el viacrucis existencial de Tony. En todo momento las decisiones, problemas y actitudes tanto de Maya Hansen (la siempre excelente Rebecca Hall, a quien se le da poca proyección en esta película), Happy Hogan (Jon Favreau, cuyo tiempo en escena es particularmente extenso, pero su impacto sobre la trama no se le da un peso específico en la segunda mitad de la historia), Gwyneth Paltrow (cuyo rol nos recuerda sobremanera al personaje de Rescue en los comics de Iron Man escritos por Matt Fraction), Don Cheadle (quien como Iron Patriot/War Machine otorga aspectos histriónicos semejantes al Buddy Cop Comedy de excelencia) y Guy Pierce (siendo su papel la antítesis encarnada de Stark) gravitan bajo la premisa de hacer reaccionar a Tony para deshacer su actitud egoísta y admita de una vez por todas su rol y responsabilidad como genio de la tecnología para encausarla en actos tanto heroicos como en beneficio de la humanidad y quienes lo rodean.

IM3003

El punto fuerte de Iron Man 3 es que se supera a sí misma, con una evolución muy marcada en sus secuencias de acción. Una y otra vez Shane Black incrementa las revoluciones con set pieces monumentales y situaciones de alto riesgo, pero intercalados inteligentemente con momentos cándidos, exposición del plot esparcida y disparatada comedia gracias a los geniales desplantes de un Ben Kingsley que se sale de su zona de confort para crear una iteración del villano Mandarin que no solamente es bienvenida sino que es acorde a los tiempos inciertos que vivimos donde la maldad toma formas nebulosas e indescifrables.

De igual forma, Robert Downey, Jr. entiende perfectamente su lugar en este universo de ficción cinematográfico y entrega uno de sus performances definitivos, una personalidad mercurial que se debate entre la anarquía, la desesperación, la reflexión, la valentía, la determinación, el aislamiento, el desdén, el exceso y la mesura para redondear un character arc como nunca antes visto en el superhero film, creando esa atmósfera del héroe en conflicto al “estilo Marvel” que es siempre atractivo para los fans de los comics.

IM3004

Y es que este film entrega balances interesantes y material adecuado para todo tipo de público, entre los que destacan un agudo humor familiar, altas dosis de testosterona (acorde al currículum del propio Black como mago del action film), personajes femeninos fuertes y con relativa ingerencia sobre la trama, así como referencias sutiles y directas para el fandom – en este sentido, su única peccata minuta sería el descartar el rol de “Futurista profesional” para Tony, acuñado por Warren Ellis en su historia de “Extremis”, que es la piedra angular sobre la que se mueven los hilos narrativos de esta realización.

IM3005

Iron Man 3 posiciona a Tony Stark y a Robert Downey, Jr. como el protagonista insignia en este renacimiento contemporáneo del comic on film, el referente inmediato sobre el cual se mide el éxito contundente de un proyecto de trabajo que es sui géneris dentro del mainstream cinematográfico, y cuya transición a una nueva etapa narrativa – con el próximo estreno de Thor: The Dark World, Captain America: The Winter Soldier, Guardians of the Galaxy, Ant-Man y Avengers 2 – promete todavía mayores sorpresas.