Un vacío blanco lleno de hechos tristes

Dropping the mic, with a bang.

Tras finalizar la séptima temporada de su talk show, Last Week Tonight with John Oliver (y transmitido por la cadena HBO), el epónimo comediante y activista político le dijo adiós al que fuera su escenario durante el año 2020—su “vacío blanco lleno de hechos tristes”—de la manera más inverosímil.

La inusual puesta en escena, completamente ausente de público y repleta de efectos visuales para convertirla en un plató sumamente ocurrente y divertido, se despidió del año del COVID-19 en todo lo alto, incluyendo una llamada rápida del presentador al actor Adam Driver para saldar cuentas pendientes. Con un ¡bang! y su acostumbrada franqueza, Oliver condensa los sentimientos de todo su público ante lo que fue un año aciago para la humanidad. Aplausos.