¿Qué tipo de Gamer somos?

Vegano, Crossfitero, Marty McFly, Jack Sparrow, Carroñero, Collector, Villamelón.

Durante una buena parte de nuestra vida los videojuegos tuvieron un espacio importante, coincidiendo con la llegada a México de consolas clásicas como el Atari 2600, el NES y el Super NES. Entre 1990 y 1994, la firma de mercadería C. Itoh distribuyó en territorio nacional a los productos de Nintendo, incluyendo consolas, accesorios y videojuegos en sus tradicionales cartuchos grises. Yo recibí como regalo en la navidad de 1990 la edición “Action Set”, que incluía los 2 controles, la pistola Zapper y un cartucho con Super Mario Bros. y Duck Hunt. Fue en dicho lapso en donde compré el Megaman 3, siendo desde entonces mi franquicia de videojuegos favorita.

Previo a la llegada del Super Nintendo a México en 1991, podías encontrar en las tradicionales Arcadias—en esa época le llamábamos “chispas”—muchos juegos que al día de hoy son auténticas leyendas en 16 Bits. Las tradicionales tienditas de abarrotes llegaban a tener de tres y cuatro de las también llamadas “maquinitas”. En muchas de ellas tenían instalados juegos como Sunset Riders, The Simpsons, Captain America and the Avengers, Teenage Mutant Ninja Turtles (tanto el primer juego de 1989 como Turtles in Time), Contra (original de 1987), Street Figher II: The World Warrior e, increíblemente, un “port” de Super Mario World.

Fue en diciembre de 1991 cuando se fundó la revista “Club Nintendo”, bajo el auspicio inicial de C. Itoh. Esta publicación estuvo al mando de Gustavo “Gus” Rodríguez (1958-2020), quien con el paso del tiempo se convirtió en un mítico editorialista, guionista, locutor, productor, conductor y voz experta en el mundo de los videojuegos en nuestro país. Entre 1991 y 2014, “Club Nintendo” fue la publicación insignia para llevar a la comunidad latina todo lo concerniente a esta industria. El posicionamiento de Nintendo en el país quedó cimentado gracias a emisiones televisivas como “Intercontrol” (1991-1992, conducido por Graciela Mauri) y “Nintendomanía” (1995-2000, por “Gus” Rodríguez, Javier Rodríguez, Maggie Hegyi, Mark Tacher, Daniel Avilés y Alejandra Urdiain).

El boom de la década los noventas dejó un terreno fértil para que generaciones posteriores en el siglo XXI formaran a una industria multimillonaria, la cual produce una inmensa variedad de títulos para todos los gustos entre jugadores casuales y experimentados.

A medida que este negocio adquirió una madurez, han proliferado una pléyade de medios tanto impresos como digitales a los que los videojugadores acuden para mantenerse al tanto y para compartir su opinión con gran pasión e interés.

Dentro de todos estos recursos especializados, mi favorito fue siempre El War Room, una comunidad online que a través de diferentes plataformas de comunicación (blog, radio, vlog, Patreon) desmenuzaron a este gran hobby de una manera inteligente, informada y sin compromisos. Transmitido originalmente en la radio por “Frecuencia Tec” (94.9 en FM) entre 1999 y 2017—como Atomix Radio, Los Nuevos de Atomix, Los Nuevos, The n00bs y El War Room—dentro de su múltiple contenido digital encontramos noticias, previews, reviews, podcasts, videos, promociones, exclusivas, comentario editorial, primeras impresiones y mesas de debate variado, con un discurso ameno y divertido que buscó integrar a los gamers a una discusión sana y agradable.

Dentro de su material publicado, uno de mis favoritos es sin duda el video de “¿Qué tipo de Gamer somos?”, un análisis muy entretenido y jovial de los estilos y conductas que—consciente o inconscientemente—tenemos como videojugadores y que delatan a nuestra personalidad y la forma en la que vivimos este fascinante pasatiempo.

“¿Qué tipo de Gamer somos?” © El War Room

 

Si he de armar a un cuadro de honor, podría listar a los siguientes juegos:

NES

1987: Castlevania, The Legend of Zelda, Metroid, Mike Tyson’s Punch-Out!!, Mega Man.

1988: Contra, Double Dragon, Metal Gear, Golgo 13, Super Mario Bros., Duck Hunt, Super Mario Bros. 2, Castlevania II: Simon’s Quest, Zelda II: The Adventure of Link.

1989: Ninja Gaiden, Teenage Mutant Ninja Turtles, Mega Man 2, DuckTales, Tetris.

1990: Super Mario Bros. 3, Super C, Ninja Gaiden II: The Dark Sword of Chaos, Final Fantasy, Punch-Out!! (el de Mr. Dream), Castlevania III: Dracula’s Curse, Mega Man 3, Teenage Mutant Ninja Turtles II: The Arcade Game.

1991: The Simpsons: Bart vs. the Space Mutants, Battletoads, Ninja Gaiden III: The Ancient Ship of Doom, The Simpsons: Bart vs. the World.

1992: Mega Man 4, Teenage Mutant Ninja Turtles III: The Manhattan Project, The Simpsons: Bartman Meets Radioactive Man, Mega Man 5.

SUPER NES

1991: F-Zero, Final Fantasy II, Super Castlevania IV.

1992: The Legend of Zelda: A Link to the Past, Street Fighter II, Mario Paint, Super Mario Kart, Teenage Mutant Ninja Turtles IV: Turtles in Time.

1993: Sunset Riders, Mortal Kombat, Teenage Mutant Ninja Turtles: Tournament Fighters.

1994: Mega Man X, Mortal Kombat II, Donkey Kong Country.

No volvería a tocar a una consola a partir de ese entonces. Si hubiese jugado por un par de años más me hubiesen tocado todavía estos clásicos: Mega Man 6, Super Metroid, Super Punch-Out!!, Final Fantasy III, Mega Man X2, Chrono Trigger, Castlevania: Dracula X, Mega Man 7 y Mega Man X3.

Los comics, el cine, la tele y los deportes consumirían mi tiempo completamente; sería para siempre un gamer Marty McFly.