Contagion

Un ensamble de actores al servicio de una aguda trama y un sabio director que saltan una y otra vez de lo micro a lo macro para mostrar atinados puntos de vista sobre las repercusiones de una pandemia.

Contagion | Estados Unidos, 2011
Dirigida por Steven Soderbergh
Libreto cinematográfico por Scott Z. Burns
Reparto: Matt Damon, Laurence Fishburne, Jude Law, Gwyneth Paltrow, Marion Cotillard, Anna-Jacoby Heron, Kate Winslet y Chin Han
Cinematografía por Stephen Soderbergh (como Peter Andrews)
Musicalización por Cliff Martinez
Edición por Stephen Mirrione
Producida por Warner Bros.
Pictures, Participant Media, Imagenation Abu Dhabi y Double Feature Films
Distribuida por Warner Bros.
Pictures

Contagion es la vigésimo segunda (!) producción dirigida por el multifacético Steven Soderbergh, en la cual hace un despliegue de toda su sapiencia para presentar un relato cinematográfico que combina de forma efectiva diversos estilos, a un ritmo pausado, pero lleno de momentos adecuados para arrastrar a la audiencia a estados de ánimo perturbadores, así como pautas para colocarlos en un tercer plano, distantes, contemplativos ante un suceso de gran magnitud y que ha sido una constante dentro de la historia de la humanidad, como es el caso de la aparición de brotes epidemiológicos de naturaleza desconocida e impredecible.

La cinta es una crónica que analiza en todos los aspectos los efectos sociales e institucionales provocados por la aparición de un agente viral que causa el deceso paulatino de un sinnúmero de personas. Soderbergh va de lo micro a lo macro y viceversa, cuya única pecata minuta es el concentrarse en lo que se suscita solamente en los Estados Unidos de América con esta pandemia. A pesar de ello, Soderbergh evita caer en los mismos errores que otras producciones estadounidenses de desastres naturales, crisis internacionales y ciencia ficción.

A su vez, el realizador hace una apuesta arriesgada donde su espíritu como cineasta independiente sale a la luz, disponiendo de un gran reparto que se pone a sus servicios y evitando tomar el protagonismo (y apareciendo en la cinta de formas que jamás hubiésemos pensado para celebridades de primera categoría), experimentando con la edición y presentación de la narrativa, haciendo uso de una pléyade de recursos poco ortodoxos para una historia de esta naturaleza, entre los que destacan los flashbacks, close-ups, pseudo documental y cinema verité, dotándolo de dosis medidas del cine de género como drama familiar, denuncia social, thriller psicológico e intriga conspiratoria.

El score musical de Cliff Martínez le da una amplitud a todo este cúmulo de situaciones y emociones, bajo el uso de música electrónica en diversos tempos y distorsiones. Su contribución le da el mood perfecto a la trama, trayendo a la mente a la banda sonora creada por Trent Reznor y Atticus Ross para The Social Network (David Fincher, 2010), la cual se vuelve fundamental para atravesar con certeza los umbrales de resistencia de su público. Junto al soundtrack de Drive (el excelso neo noir y sleeper hit de Nicolas Wilhelm Refn) la música de Martínez se consolida como la más destacada del 2011.

La cinta retrata a la perfección la reacción del mundo contemporáneo ante una amenaza de salud de amplio alcance, donde cada escena trae de forma genuina la incertidumbre, la desconfianza, el egoísmo, la violencia, los protocolos gubernamentales, la influencia en ocasiones perniciosa de las redes sociales y los arrebatos exacerbados por encontrar el acceso a la información que pone en riesgo el orden establecido.

Steven Soderbergh nos entrega una cinta que saca a flote todo su repertorio forjado en sus más de 20 años de trayectoria. A pesar de su actual decepción hacia el cine comercial y las producciones de estudio — en las cuales ha logrado salir triunfal, pero con un dejo de insatisfacción que lo pone en la disyuntiva de claudicar y abandonar el séptimo arte — redirige esta frustración para lograr un balance adecuado entre el blockbuster y un cine de corte muy personal, haciendo de Contagion un film altamente recomendable.