Night on Earth

Un intento honesto de Jim Jarmusch por emular la fórmula de un Aki Kaurismäki para explorar las relaciones interpersonales.

Night on Earth | Estados Unidos, 1991
Escrita y dirigida por Jim Jarmusch
Reparto: Winona Ryder, Gena Rowlands, Giancarlo Esposito, Armin Mueller-Stahl, Rosie Pérez, Isaach De Bankolé, Béatrice Dalle, Pascal N’Zonzi, Emile Abossolo M’Bo, Roberto Benigni, Paolo Bonacelli, Matti Pellonpää, Kari Väänänen, Sakari Kuosmanen y Tomi Salmela
Cinematografía por Frederick Elmes
Musicalización por Tom Waits
Edición por Jay Rabinowitz
Producida por Jim Jarmusch
Distribuida por Fine Line Features

Night on Earth es la quinta película en la carrera del realizador Jim Jarmusch, y es una realización que marca un parteaguas en su estilo y forma de hacer cine.

Esta entrega fílmica narra 5 historias en diferentes países: Los Angeles, Nueva York, París, Roma y Helsinki, cuyo hilo conductor son peripecias que ocurren entre conductores de un taxi y sus pasajeros durante su trayecto.

Jarmusch establece un salto de calidad, aplicando una narrativa que se desenvuelve a un ritmo en cuya forma se puede trazar una influencia de cineastas como el finlandés Aki Kaurismäki, pero que en fondo es similar a sus character studies previos — Permanent Vacation, Stranger than Paradise, Down by Law y Mystery Train — caracterizados por una trama a paso lento y con tomas estáticas que retratan paisajes desolados y cuidadosamente fotografiados.

También, se utilizan por primera vez efectos visuales inéditos dentro de su filmografía, en los que interviene un mapa mundi y framing sequences para presentar a cada historia (en Stranger usó intertítulos simples).

Esta vez, Night on Earth se presenta como un esfuerzo claramente espontáneo, donde el director aplica un estilo libre y poco estructurado en el cual se adapta a las características de su reparto (el glamour de Gena Rowlands, el carisma inocente de Winona Ryder, la personalidad camaleónica de Isaach De Bankolé, la improvisación de Roberto Benigni, la volatilidad de Rosie Pérez, entre otros).

El tema principal del film es el encontrar contrastes evidentes entre sus personajes, pero con posibilidades de puntos de encuentro, los cuales nos llevan como audiencia a momentos de reflexión.

El autor busca en esta ocasión el ofrecer esbozos de drama y humor urbano inconclusos, en un intento por emular a la propia existencia: incierta, impredecible, con sentido elusivo de cierre, optimista, fatalista, jovial, iracunda, desconocida, fugaz, amable, desconcertante, rutinaria, extraordinaria.

La cinta emplea una banda sonora esparcida de forma puntual con tonos de jazz, donde Tom Waits vuelve a colaborar con el cineasta en diversos temas musicales.

Aún y cuando su estándar temático se mantiene, Night on Earth marcaría en su momento una etapa de experimentación para el propio realizador, donde en posteriores entregas adereza sus estudios sociales y personales con motifs surreales y filosóficos (Dead Man), homenajes a películas, géneros y estilos particulares de realizadores (Ghost Dog, Coffee and Cigarettes) y el drama familiar (Broken Flowers) hasta llegar a un punto álgido, un crescendo narrativo que sintetiza toda su inventiva y excepcional lenguaje cinematográfico (en The Limits of Control, cinta del 2009 la cual es su mejor trabajo).

Por estas razones, Night on Earth cierra un capítulo y da apertura a una nueva etapa a Jim Jarmusch. Un film importante para uno de los maestros del cine independiente que vale la pena ver y apreciar.