On the wrong side of being average

Un estudio in depth para el comic de “SECRET WARRIORS”.
Parte Nueve de Diez: “Rebirth”.

A continuación presentamos un estudio in depth de SECRET WARRIORS, una serie de comics publicada por la editorial Marvel entre febrero de 2009 y julio de 2011, siendo una de las obras más importantes para su autor, Jonathan Hickman, dentro del mainstream.

Esta saga contó con excelentes dosis de suspenso, intriga conspiratoria y acción estilizada, y sobre la cual Hickman ejecutó con gran visión y audacia un plan maestro a largo plazo repleto de misterios, sorpresas, drama y emociones, ofreciendo además múltiples perspectivas y contrastando los puntos de vista de su amplio ensamble de personajes.

– – – – – – – – – –

SINOPSIS

Secret Warriors #23
“Rebirth”
Escrito por Jonathan Hickman

Arte por Alessandro Vitti
Color por Imaginary Friends Studio
Portada por Paul Renaud
Publicado por Marvel Comics en febrero de 2011

6 meses atrás, Sebastian Druid fue dejado atrás por Fury.

Pero en realidad todo fue parte del plan: John Garrett toma a Druid y lo entrena rigurosamente durante 4 meses, haciéndole ver que su baja autoestima y sobrepeso es un síntoma de la falta de control en su vida. Una vez que está en buena forma física, Garrett lleva a Druid a ejecutar diversas misiones de campo, donde usa sus habilidades místicas para destruir a los Helicarriers en poder del gobierno Chino, orquestar el asesinato de Magadan e inculpar a HYDRA, entre otras más.

El tiempo pasa y ambos se dirigen en una aeronave hacia un punto de extracción. Su objetivo: rescatar a Fury y sus soldados atrapados en la isla de Gehenna, la cual acaban de destruir. Sebastian se reúne con sus ex-compañeros y destruye a la flota enemiga que los persigue, permitiéndoles un escape seguro.

Posteriormente, Fury le cuenta a Daisy sobre la traición de J.T. James sin ahondar en sus verdaderos motivos, rompiendo su corazón y en un claro intento por manipular sus emociones para el beneficio de su críptico “plan”. Con la muerte de Hellfire y Phobos, y con Eden Fesi en estado de coma, tal parece que fue el fin del camino para Sebastian y sus amigos…

– – – – – – – – – –

REVIEW

“#23 is a stand alone story that ties into 20-22.”
— Jonathan Hickman.

Esta fue una historia compacta que logró establecer un avance en el plot, darle un giro inusual a eventos mostrados anteriormente y dejar en la audiencia una sensación tanto de satisfacción como de tristeza.

Jonathan Hickman da marcha atrás al reloj y nos transporta 6 meses en el pasado para mostrarnos lo que pasó en realidad con Sebastian Druid. Entre este personaje y John Garrett se establece una química muy notable entre mentor y alumno, donde ligeramente Druid cuestiona la visión del mundo de Garrett, quien es literalmente una máquina de matar, pero es inteligente para saber su lugar en la misión y el objetivo a largo plazo.

El autor repasó ligeramente eventos que, a falta de espacio, tampoco pudieron desarrollarse plenamente. De igual forma, la historia nos hizo recordar los yerros de Sebastian y los contrastó con sus logros actuales de una forma rápida y atractiva para su audiencia.

Con gran ingenio se revela que Sebastian fue quien liquidó a la última flota de Strucker (tal y como se menciona al final del tomo #22) y que logró desaparecer las aeronaves de combate que estaban en poder del gobierno Chino desde el tomo #19. También, Garrett y Druid son los responsables de sembrar el desconcierto entre HYDRA y Leviathan al liquidar al general Magadan (como se mostró en el tomo #20) y comprometer a las bases soviéticas de Ursa Major y Ursa Minor.

Alessandro Vitti atina en mostrar en forma efectiva las emociones de decepción y dudas de Sebastian, así como la convicción y confianza de John Garrett. Imaginary Friends Studio usó una paleta de color tenue para mostrar todas las secuencias entre ambos personajes, reforzando la idea de que estamos viendo eventos en el pasado.

Este tomo vio la entrada de Paul Renaud como ilustrador de portadas, usando trazos finos y texturas pintadas para darle una dimensión distinta a la acostumbrada. Su imagen de Sebastian y John Garrett en acción es muy atractiva, contrastando el caluroso Hawaii con el invierno ruso, mundos de luz y sombra en curso de colisión.

Esta historia autocontenida ofreció material que expande los eventos del arco anterior, resaltando sobremanera el hecho de que Fury no le haya contado toda la verdad a Daisy respecto a J.T. (que él lo dejó morir). La idea original de Fury de tener a alguien infiltrado en HYDRA fue algo que Hickman dejó en el tintero (suponemos que por restricciones de tiempo), pero se nota claramente que el elegido para ese rol iba a ser el propio J.T. James, por lo que probablemente su decisión de traicionar a sus camaradas por amor a Daisy era algo inevitable dentro de los objetivos a completar por el escritor durante el progreso de su obra.

No cabe duda que esta actitud mostrada por Fury demuestra los extremos a los que está dispuesto a llegar con el fin de consumar sus objetivos, sin importar a quienes tenga que lastimar en el proceso. Es evidente que Fury intenta moldear a su imagen a Daisy Johnson, lo que nos remite nuevamente a esta idea sobre la vehemencia con la cual el pasado (tanto hombres como instituciones) desea apropiarse, manipular y reemplazar al futuro y a su sangre joven. El impacto de este drama desafortunadamente no alcanza gran notoriedad, siendo el propio lector el responsable de digerir y formular sus propias conclusiones.

SIGUE:
“WHEELS WITHIN WEELS”