S.H.I.E.L.D. Vol. 2 #1

“Chapter One: Terribilità.”

S.H.I.E.L.D.  Vol. 2 #1
“Chapter One: Terribilità”
Escrito por Jonathan Hickman

Arte por Dustin Weaver y Kevin Mellon
Biografías escritas por Roger Ott, Rob London, Jeff Christiansen y Mike O’Sullivan
Color por Sonia Oback
Letra por Todd Klein
Portada por Gerald Parel
Producción por Irene Lee
Edición por Daniel Ketchum & Nick Lowe

Publicada por Marvel Comics, la serie de S.H.I.E.L.D. reinterpreta a los exponentes artísticos, científicos y figuras más destacadas a lo largo y ancho de la historia antigua y contemporánea de la humanidad, y los integra en historias del corte clásico de superhéroes. Este excelente comic es todo un tour de force, lleno de giros característicos de la ciencia ficción, con un alto índice de acción épica y consecuencias de gran dramatismo.

– – – – – – – – – –

SINOPSIS

Michelangelo ha sido testigo y protagonista dentro de la historia de la Hermandad de Shield. Su habilidad superhumana para estar presente en diversos momentos a la vez en el tiempo lo llevan a interferir y ser partícipe de instantes fundamentales, indicándole a Leonardo da Vinci de su misión para proteger al mundo en 1502, de salvar de una muerte segura al infante Leonid en 1630, dejándolo en la custodia de una mujer: la enigmática paloma que acompaña a Nikola Tesla.

1958

La saga en imágenes.

También, Michelangelo ha atestiguado el atroz asesinato de Galileo a manos de Newton en 1642, y le ha asegurado a Nostradamus que su futuro confinamiento es para una gran causa.

Todo esto nos lleva al fatídico año de 1960, donde la Hermandad se desquebraja tras una sangrienta guerra civil entre las huestes de Newton y Leonardo. Para fortuna de Leonid y Michelangelo, hay un dejo de esperanza tras el arribo repentino de Tesla, Howard Stark y Nathaniel Richards.

– – – – – – – – – –

REVIEW

El nuevo volumen de S.H.I.E.L.D. deja claro diversos objetivos para Jonathan Hickman.

Uno de ellos, y el cual creo que es el más importante, es el de mostrar de una forma más concisa las intersecciones entre el ensamble de personajes que componen a la saga.

Hickman deja atrás la estructura fragmentada del primer volumen (cuyos saltos en el tiempo obligan a una relectura cuidadosa de la misma) y establece de forma explícita los puntos de unión entre Leonid, Leonardo da Vinci, Isaac Newton y Nikola Tesla.

El instrumento empleado para este ejercicio es el personaje de Michelangelo, cuya interacción con los demás miembros del cast se limitaron a breves y crípticas apariciones en cada uno de los 6 tomos del primer volumen, dejando un halo de misterio sobre sus verdaderos objetivos.

Hickman presenta a Michelangelo como un superhumano sumido en la responsabilidad de llevar a los protagonistas a alcanzar su destino, tanto brillante como trágico. Esta búsqueda del potencial del individuo ha sido un tema crucial en el comic, y Hickman es inteligente al hacerlo presente desde un inicio en esta nueva etapa.

Este relato deja claras muchas interrogantes, y con este amplio sentido de resolución el equipo creativo busca incrementar su base de lectores, al ofrecer una historia cargada de drama y emoción, así como también de situaciones épicas, ideas de vasto alcance y acción.

Dustin Weaver claramente estructura su composición de páginas para darle a este segundo volumen de S.H.I.E.L.D. un ambiente y feeling de los mejores eurocomics. Guiños al trabajo multigénero de Alejandro Jodorowski y Jean Giraud (el afamado Moebius) son claros en este primer tomo.

Su gran apego al detalle es sorprendente, donde Weaver no olvida también que este es un comic de Marvel. El artista presenta iconografía tales como una cabeza de un androide Sentry y una estatua del Eterno Ikaris como manifiesto de que esta saga pertenece y está situada DENTRO de su universo de ficción.

Sonia Oback toma el lugar de Christina Strain como colorista, reduciendo el volumen de sombras y matices oscuros de su antecesora, pero conservando las tonalidades sepia y dorada que le dieron una uniformidad a la paleta cromática de la saga, manteniendo una consistencia que es bienvenida.

Adicionalmente, se incluyen 6 páginas con las biografías de los personajes que estelarizaron el primer volumen: Leonardo, Newton, Zhang Heng, Nostradamus, Howard Stark, Nathaniel Richards y Nikola Tesla, las cuales resumen de una forma concisa y elegante lo sucedido en esta historia, incluso ofreciendo más claridad entre hechos históricos reales y su relación con los eventos ficticios narrados hasta el momento, dándole al lector una visión holística y amena de este comic.

Los elementos extras se hacen presentes y esta vez Hickman, acompañado por el talentoso Kevin Mellon, presentan una serie de ilustraciones y comentarios que amplían el contexto de sucesos acontecidos dentro del primer volumen de S.H.I.E.L.D., relacionados con el legado de Galileo Galilei — cuya gran invención fuese usada en la recta final de la serie de Secret Warriors, también escrita por Hickman — la madre biológica y adoptiva de Leonid, así como la atormentada existencia de Michelangelo, cuyo poder en los ojos de los lectores es tanto fascinante como trágico.

El segundo acto en la saga de S.H.I.E.L.D. es presentado de una forma sumamente clara, vertiginosa y con un esfuerzo artístico de alto nivel, sin perder la esencia que la ha colocado en el gusto del público.

SIGUE:
“FIRE”