S.H.I.E.L.D. Vol. 1 #6

“Chapter Six: The Master’s Hand.”

S.H.I.E.L.D. #6
“Chapter Six: The Master’s Hand”
Escrito por Jonathan Hickman

Arte por Dustin Weaver
Color por Christina Strain
Letra por Todd Klein
Portada por Gerald Parel
Producción por Irene Lee

Edición por Jake Thomas, Daniel Ketchum & Nick Lowe

Publicada por Marvel Comics, la serie de S.H.I.E.L.D. reinterpreta a los exponentes artísticos, científicos y figuras más destacadas a lo largo y ancho de la historia antigua y contemporánea de la humanidad, y los integra en historias del corte clásico de superhéroes. Este excelente comic es todo un tour de force, lleno de giros característicos de la ciencia ficción, con un alto índice de acción épica y consecuencias de gran dramatismo.

– – – – – – – – – –

SINOPSIS

500,000 años en el futuro: Nathaniel Richards y Howard Stark establecen una tregua con Nikola Tesla, quien está gravemente herido. Reparando su corazón eléctrico, se disponen a abandonar esta época.

1956B

La saga en imágenes: 1956

Mientras tanto en 1960, la Hermandad de Shield se encuentra dividida: las fuerzas de Isaac Newton y Leonardo da Vinci se baten en un duelo mortal. Los esfuerzos del joven Leonid por separarlos son inútiles. De pronto, un nuevo protagonista aparece: se trata nada menos que del misterioso Michelangelo.

– – – – – – – – – –

REVIEW

En lo personal, S.H.I.E.L.D. ha sido una serie sumamente entretenida e intelectualmente desafiante. Desafortunadamente, su calendario de publicación ha motivado largas pausas entre sus tomos, provocando un detrimento en el gozo del aficionado. Pero esto nos lleva a un ejercicio de relectura necesario y que, si se hace antes de leer este sexto tomo, las recompensas son verdaderamente satisfactorias.

Y es que en este capítulo, el autor Jonathan Hickman establece una revelación importante: la identidad de uno de los personajes que desde las sombras ha movido las piezas en un ajedrez complejo, donde el tablero es la propia Hermandad de Shield, ahora sumida en una guerra civil e ideológica entre dos fuerzas que polarizan a esta organización: Isaac Newton y Leonardo da Vinci.

Michelangelo, a pesar de no suscribirse como miembro de la Hermandad, ha sido testigo de eventos a lo largo de la saga, interactuando con el reparto de la serie (Galileo Galilei, Nostradamus, Nikola Tesla y Leonid).

Al leer por completo S.H.I.E.L.D. #1-6, esta sorpresa no resulta tan arbitraria. Son estos lapsos tan prolongados entre la publicación de cada capítulo (dos meses por tomo) que hace pasar desapercibidos estos detalles importantes.

La relectura de la serie nos da insights interesantes, donde se establece en el tomo #2 y 3 una interrogante: el verdadero padre de Leonid es el propio Newton y no Nikola Tesla. Desafortunadamente, al concluir el primer volumen de la serie el papel de Leonid y su importancia en la saga nunca logra definirse por completo. La vaga promesa de un rol definitivo en el curso de la narrativa diluye cualquier impacto emocional que pueda tener esta revelación.

En el aspecto artístico, Dustin Weaver compone sus páneles de una forma muy interesante, donde a través de zoom ins y zoom outs escudriña el conflicto entre Newton y da Vinci. Weaver posiciona a Leonid en medio del campo de batalla como una presencia inactiva, pero cuando éste se decide a actuar (en un breve esbozo de proactividad por primera vez en este relato), el artista nos regala ilustraciones con gran fuerza y sorpresa.

Por otro lado, Weaver también da espacio prominente a la aventura en el futuro entre Tesla, Howard Stark y Nathaniel Richards, donde el artista combina momentos de acción, intriga, asombro y quietud, con atmósferas bajo luz y sombra. El efecto final de teletransportación al abandonar esta desolada época está muy bien logrado.

S.H.I.E.L.D. #6 cierra un capítulo dentro de esta serie, la cual ha sido toda una sorpresa en la industria de los comics, una bocanada de aire fresco donde su discurso filosófico y simbolismo fue mostrado con gran fuerza, con sus personajes discutiendo con energía diversas ideas tanto universales como complejas.

No dudamos que en el segundo volumen de esta saga aumente el grado de dramatismo e introspección.

SIGUE:
“INFINITY”