S.H.I.E.L.D. Vol. 1 #4

“Chapter Four: The Madness, The Star Child and The Celestial Madonna.”

S.H.I.E.L.D. #4
“Chapter Four: The Madness, The Star Child and The Celestial Madonna”
Escrito por Jonathan Hickman

Arte por Dustin Weaver
Color por Christina Strain
Letra por Todd Klein
Portada por Gerald Parel
Producción por Dan Remolino
Edición por Jake Thomas, Daniel Ketchum & Nick Lowe

Publicada por Marvel Comics, la serie de S.H.I.E.L.D. reinterpreta a los exponentes artísticos, científicos y figuras más destacadas a lo largo y ancho de la historia antigua y contemporánea de la humanidad, y los integra en historias del corte clásico de superhéroes. Este excelente comic es todo un tour de force, lleno de giros característicos de la ciencia ficción, con un alto índice de acción épica y consecuencias de gran dramatismo.

– – – – – – – – – –

SINOPSIS

1956: Leonardo da Vinci se presenta ante Isaac Newton, quien ve en su presencia a una amenaza latente a su mando como Patriarca de la Hermandad de Shield.

El joven Leonid es instruido por Leonardo para encontrar a Nostradamus, quien durante 500 años ha sido prisionero de Newton.

1626DC

La saga en imágenes: 1626 d.C.

Posteriormente, Leonardo viaja hacia la misma órbita del Sol, extrayendo de éste a un bebé Celestial, una variante especial de esta raza todopoderosa y cuya madre lo estuvo nutriendo a base de energía solar — una sugerencia hecha por parte del astrónomo e inventor Zhang Heng, miembro de la Hermandad en el año 114 a.C.

Finalmente, Leonid libera a Nostradamus. Este oráculo ya vaticinaba su libertad hace mucho tiempo atrás…

– – – – – – – – – –

REVIEW

Siempre he sido partidario de aquellas series que despiertan la imaginación del lector, conduciéndolo a la reflexión y a llenar los huecos con sus propias interpretaciones. Dichas series merecen ser revisitadas una y otra vez, y en el caso de los comics no es la excepción.

En esta cuarta edición de S.H.I.E.L.D. se empiezan a conectar eventos uno con otro de forma paulatina y elegante. Jonathan Hickman y Dustin Weaver le ofrecen al lector la oportunidad de repasar todo lo que se ha suscitado, y con ello armar una línea de tiempo para la saga. De forma inteligente y sencilla convergen los hechos de 1956, el año 114 antes de Cristo y los sucesos que dan lugar a la captura de Nostradamus por parte de Isaac Newton.

Hickman introduce en la narrativa al artefacto llamado “The Human Machine” – el cual sólo había sido mencionado en el material suplementario del tomo #1 – y expande su explicación al establecer la probable existencia de una máquina equivalente, conformada no por humanos sino por seres surgidos del espacio exterior, uno de los cuales se añade de forma peculiar al reparto de personajes.

Además, Hickman enlaza la mitología de la Hermandad de Shield con un relato contemporáneo célebre y controversial de Marvel Comics: la Trilogía de Earth X, creada por Jim Krueger y Alex Ross y publicada entre 1999 y 2003. El autor integra con ello al canon del universo de ficción de Marvel revelaciones que hasta este momento habían sido consideradas como apócrifas, siendo esto un guiño narrativo que es bienvenido por parte de los lectores longevos de las publicaciones impresas por esta casa editora.

El arte de Dustin Weaver expone en forma efectiva todas las emociones de los personajes, desde la tranquilidad e ingenio de Zhang Heng (año 78 al 139 d.C. y figura histórica de la China milenaria), el ímpetu y convicción firme de Leonardo, la ambición y fría lógica de Newton, y el temple estoico de Nostradamus quien está dispuesto a aceptar su destino con la esperanza de que podrá forjar uno propio, ahora que ha sido liberado de su esclavitud.

Weaver sorprende con una secuencia en el corazón incandescente del Sol, la cual expone una relación entre lo científico y lo divino, tema esencial y profundo en esta saga y que nutre la imaginación de la audiencia. Esta dualidad también es representada por el infograma donde Hickman confronta a la Maquina Humana con la Máquina Divina en la que forma parte el bebé Celestial.

S.H.I.E.L.D. #4 da un salto de calidad proveyendo una serie de intersecciones narrativas las cuales ayudan a que el discurso filosófico/ideológico empiece a embonar de forma efectiva, dándole un valor agregado al lector.

– – – – – – – – – –

LECTURA ESENCIAL

Surgida en el año 2620 a.C., SHIELD es una hermandad compuesta por las mentes más brillantes en la historia de las artes y las ciencias, que se ven unidas para lograr un bien común: el ascenso de la raza humana para que alcance completamente su potencial y su brillante destino. SHIELD (la palabra como un símbolo) es la precursora generacional de la organización de inteligencia y respuesta contemporánea S.H.I.E.L.D. (el acrónimo), nacida en la década de los 60s.

La decadencia de SHIELD marca un hito que da pie al llamado “Zodiac Event” (revelado en Secret Warriors #25, de marzo de 2011), el cual detona la formación de las organizaciones de inteligencia ultrasecretas de S.H.I.E.L.D., HYDRA y LEVIATHAN, así como su posterior conflicto. La publicación de este tomo de Secret Warriors se da un mes después de S.H.I.E.L.D. #6, dándonos la oportunidad de apreciar de forma efectiva las intersecciones entre ambas series.

Por otro lado, eventos suscitados en S.H.I.E.L.D. se permean a la narrativa que Hickman teje para la serie de Fantastic Four, afectando las vidas de los protagonistas del comic y generando momentos cargados de drama y asombro, en especial entre los personajes de Nathaniel Richards y su hijo Reed (Fantastic Four #572, 581-582, publicados entre 2009 y 2010).

SIGUE:
“THE FORGOTTEN MACHINES OF NIKOLA TESLA”