House of X #4

House of X #4
“It will be done”

Escrito por Jonathan Hickman
Arte por Paco Larraz
Color por Marte Gracia
Letra por Clayton Cowles
Diseño por Tom Muller
Edición por Annalise Bissa & Jordan D. White

Sin lugar a dudas, éste es el mejor tomo en lo que llevamos leyendo House of X en tiempo real. En cada review semanal contemplamos una narrativa que una y otra vez ofrece sorpresas, giros inesperados y sobre todo esa inyección de creatividad que le hacía falta a la franquicia, dejando sobre el camino esbozos sutiles e inteligentes de nostalgia y throwbacks al pasado que han enganchado a la vieja guardia. Tanto House of X como Powers of X han logrado presentar con gran estilo, sentido de urgencia y mucha presencia a sus objetivos individuales y a largo plazo, superando además ese estigma de inaccesibilidad que acarrean a los comics de los X-Men, convirtiéndolo así en un must-have.

“Do you hear us, Olympus? We have stolen your fire… and with it, we’ll burn you all.”

Ahora, este tomo número 4 da bastante de qué hablar. Orientado sobre la acción frenética y estilizada, somos testigos de un espectáculo visual por parte de Pepe Larraz, Marte Gracia y Clayton Cowles repleto de detalle fino, limpieza en el storytelling, momentos de preocupación, delirio, shock value, drama, sentido de pérdida y rabia ausente de toda resignación. Todo un page-turner que mantiene en vilo a la audiencia gracias a un script que es sobrio y ominoso a la vez, contundente, reflexivo y con las pausas suficientes para que sus ilustradores lo lleven por buen camino.

El desenlace de este comic representa una victoria pírrica para los Hombres X en su batalla contra un destino todavía incierto. Cada paso que ha dado este grupo de mutantes en su plan para proclamar a una patria soberana, a su cultura e identidad por encima del prejuicio humano pareciesen ser intentos a prueba y error que solo llevan a más decepciones. Es aquí donde se aprecia en verdad el dominio del equipo creativo para convertir a su obra en un objeto literario de gran interés.

Aún y cuando la muerte de miembros del reparto con gran arrastre comercial sea algo muy trillado en los comics de superhéroes, House of X #4 presenta el deceso de Cyclops, Wolverine, Jean Grey, Mystique, Archangel, Nightcrawler, Husk y Monet bajo confrontaciones repletas de tremenda brutalidad, desolación y miedo.

A título personal, no esperaba que esta nueva serie de los X-Men llegara a estos extremos, más aún cuando la propia publicación cuestionó sutil e irónicamente a los vicios narrativos que la hicieron tocar fondo. Esta “Década Perdida” que antecede a House of X y a Powers of X estuvo llena de muerte y destrucción sin justificación alguna. A pesar de que la desaparición de Jean Grey—en la época del escritor Grant Morrison—tuvo momentos de curiosa brillantez, el destino final (y resurrección) tanto de Nightcrawler, Wolverine, Cyclops, Cable y un largo etcétera en los años siguientes dejó mucho que desear. Escritores de leyenda como Brian Bendis demostraron poco acierto y un talento venido a menos durante su tenor (cerca de tres años) con este título, trayendo del pasado distante a los Hombres X originales y enfrentándolos a las terribles tragedias y errores de juicio de sus contrapartes del presente—y solo para abandonar al comic de imprevisto y sin haber resuelto esta complicada paradoja temporal. Entre la tertulia de la época me encontré con este comentario que sintetiza al dedillo este confuso ciclo para los llamados “Hijos del Átomo”:

“Makes me wonder. Did Bendis EVER have an exit plan? WERE the Original 5 some sort of gift he was giving to future writers or did he basically think it and then throw his hands up and say “Not my problem.”? OR were they just supposed to go away with Secret Wars?

As much as this plot has gotten more and more convoluted the longer it goes on, Bendis usually had a long-term plan. Yes, his endings were normally pretty terrible, even when he had a good setup, but at the very least he DID have those endings in his head. So what was the original end-game?”
— comentario del usuario “KainZilla” sobre el comic de Extermination #2; BleedingCool dot com, 29/08/2018.

Ugh. Y esta incertidumbre podemos extenderla a muchas otras series alrededor de esta franquicia, sumidas en un nadir creativo de notable mediocridad. Aún y con todos estos bemoles como antecedente (y que volvieron ilegibles a estos comics de los X-Men), House of X #4 triunfa y enfatiza la carga emocional de esta masacre con el uso de infografías y diseño tipográfico que amartillan en la consciencia de los lectores la idea de que el exterminio siempre ha acompañado a estos personajes una y otra vez. Jonathan Hickman y Tom Muller dan por sentado que sucesos como estos ofrecen la oportunidad de “patear el juguetero”, sacudir de nuevo a lo clásico para sacar de su zona de confort a los fans y plasmar sobre la página impresa un drama que sea convincente, memorable y con un propósito claro.

Con un cliffhanger como este no se puede pedir más.