Press "Enter" to skip to content

Tinta Digital (028)

* hemisferio izquierdo
Nothing to see here.
20+ años leyendo comics. Esta portada está en el Top de las peores (*)

(*) Claro, hay peores, pero la combinación de anatomía desproporcionada, el descaro de colocar el logo no solo de uno sino de TRES crossovers, además de que (con el perdón de todo México), el arte de Humberto Ramos nunca fue mi taza de té.

* ¿qué hay en la cabeza de…?

“Hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate hate cough hate hate hate hate.”

— Warren Ellis.

* copertina

“What is Left”, por Rosemary Valero-O’Connell:

* modelismo

“Spider-Man”, por Dustin Nguyen:

* fonograma y transistor
Una canción: “Plastic Love”, por Mariya Takeuchi.

* noveno arte

Sin lugar a dudas, si las ediciones en idioma nativo de tus comics favoritos tuvieran ensayos, introducciones, prefacios o colofones que desmenuzaran a tu lectura de pies a cabeza, estaría inclinado a comprarlas. ¿No hay presupuestos? ¿Nos da flojera como editoriales? ¿No hay talento? Yo creo que vale la pena, y mucho. Aquí un ejemplo de la edición en castellano (por Panini España) de “Rogue & Gambit” (2018), con introducción de la talentosa periodista y amante de lo pop Elisa McCausland (Foto por @freaksurvivor vía Twitter):

* cupón (optimismo rampante)

* mo(b)ilidad

Hace tiempo comentamos acerca de los “Motion Comics”, definiéndolo como la manipulación de la imagen del arte secuencial original, añadiéndole complementos técnicos y audiovisuales para transformarlo en un producto distinto. A pesar de que este concepto nunca despegó—debido quizás a cuestiones presupuestarias, tanto de tiempo como de dinero—hubo garbanzos de a libra interesantes, tales como “2001” de Blaise Larmee (publicado en 2011 en formato web e impreso en 2017) y “Blue Teeth” por Uno Moralez (de 2018, una combinación de GIF animado y estética à la 8-Bits), que elevaron a este formato a dimensiones más cercanas a la instalación artística que a un producto de consumo masivo.

Esta semana, la cadena de televisión SYFY patrocinó un Motion Comic de Deadly Class #1, adaptación de la obra de Rick Remender y Wes Craig. El arte de Craig en particular, con un buen ojo para la composición de páneles en ángulos y configuraciones fuera de los moldes tradicionales, es un ejemplo perfecto para empujarlo hacia esta forma digital. Aquí un teaser del primer tomo, en particular una secuencia de acción de alto octanaje entre sus protagonistas, Marcus y Saya:

* última de forros

El 1 de febrero se conmemoró el “Hourly Comic Day”, un reto más que los amantes del medio se imponen a sí mismos para demostrar de lo que están hechos. Como ejercicio para medir la productividad y empujar la moral hacia arriba me parece bien, aunque seguramente habrá grupos de detractores a esta idea, como los tiene también el famoso “Inktober”.

02/02/19

  freeware ideológico sin compromiso.