Press "Enter" to skip to content

Tinta Digital (011)

* hemisferio izquierdo
Todo el entusiasmo y tono optimista con el que esperábamos a la final de la Copa Libertadores 2018 se esfumó de la forma más inverosímil y surrealista posible, y que ha derramado un sinfin de tinta desde todos los vértices tanto deportivos, políticos y socio-culturales, y de lo cual nos sentimos avergonzados todos nosotros aún y cuando fuimos ajenos a todos estos penosos acontecimientos que le dieron la vuelta al orbe.

La llamada “Final del Mundo” escondía no solamente un dejo de soberbia sino muchas carencias a nivel social, político y administrativo, y del cual todos nos volvimos cómplices, tratando de explicarlo, justificarlo, denunciarlo y extrapolarlo a nuestra propia realidad y a kilómetros de distancia de la convulsa ciudad de Buenos Aires.

Más allá de todo lo que se hizo por enmendar las cosas y conducir al espectáculo futbolístico a su cauce correcto—llegando al extremo de llevárnoslo a otro continente para dirimir al ganador del certamen—la final deja sinsabores notables y mucha reflexión que es insuficiente cuando es nublada por la obsesión de llevar a nuestros amados colores a la victoria absoluta, no importando si nuestro prójimo es aniquilado física, social y moralmente.

Entre el 10 de noviembre al 9 de diciembre vimos un reflejo turbio de lo que somos como aficionados al balompié cuando no podemos controlar su poder como actividad de esparcimiento y a sus círculos de influencia. Festejar la victoria, burlarnos de la derrota y olvidarnos de lo sucedido nos llena de hipocresía. Nos nubla de todo juicio y de la búsqueda de respuestas para no volver a cometer estos errores. La barbarie, la criminalización del deporte, la búsqueda de intereses propios, el miedo a la derrota y la vergüenza pública acabaron con el júbilo, la calidad futbolística, la sana competencia y la convivencia pacífica. Males endémicos que los hacemos propios en lugar de erradicarlos completamente. Una pena.

* ¿qué hay en la cabeza de…?

“If you want to find the secrets of the universe, think in terms of energy, frequency and vibration.”
— Nikola Tesla.

* copertina
Gus Rodríguez, el mítico editorialista, guionista, locutor, productor, conductor y voz experta en el mundo de los videojuegos ha lanzado en Twitter la cuenta “primosrodriguez” para compartir toda la memorabilia de la ya legendaria revista mexicana “Club Nintendo”, que entre 1991 y 2014 fue la publicación insignia para llevar a la comunidad latina todo lo concerniente a esta industria:

“El ‘güero’ Anzaldúa.  Obviamente la hizo a mano, con aerógrafo. Antes de cualquier método digital.”
— Gus Rodríguez, hablando sobre Club Nintendo #1, publicada en Diciembre de 1991.

* modelismo
“The Dearth of Superman”, por @kennykeil (Twitter):

* fonograma y transistor
Una canción: “Vanessa”, por Grimes.

* noveno arte
The Walking Dead, 15 Aniversario; portada por Chris Burnham:

* cupón (optimismo rampante)

 

* mo(b)ilidad
Nomada Studio lanzó vía redes sociales el trailer del videojuego “GRIS”, y publicado por la compañía Devolver Digital. Una fantasía surreal de plataformas con una estética visual impresionante, que nos recuerda al estilo e idiosincracia del arte secuencial/manga contemporáneo: naturalista, consciente en el uso del color, repleto de atmósferas extrañas, completamente estilizado y con una carga emocional sobresaliente y absolutamente evocativo.

* última de forros
Comics para la siguiente semana:
Batman #61 + variante Francesco Mattina
Catwoman #6 variante Artgerm
Harley Quinn #56 + variante Frank Cho
John Wick #4 variante Ben Garriga
Middlewest #2
Amazing Spider-Man #12 variante “Galactus”, por Adi Granov
Captain America #6, portada por Alex Ross
Extermination #5
Life of Captain Marvel #5
Marvel Knights #4 variante Jae Lee
Spider-Geddon #5
Klaus and the Crying Snowman (Morrison!)
Mighty Morphin Power Rangers #34
Hard Case Crime: Mickey Spillane’s Mike Hammer #1, variante virgen por Robert McGinnis (!)
“Mattéo”, Book 1 (1914-1915), por Jean-Pierre Gibrat

15/12/18

freeware ideológico sin compromiso