You’re Next

YANposterYou’re Next | Estados Unidos, 2011
Dirigida por Adam Wingard
Libreto cinematográfico por Simon Barrett
Reparto: Sharni Vinson, Nicholas Tucci, Wendy Glenn, A. J. Bowen, Joe Swanberg, Barbara Crampton, Rob Moran, Margaret Laney, Amy Seimetz, Ti West, Lane Hughes, L.C. Holt, Simon Barrett, Larry Fessenden, Kate Lyn Sheil y Calvin Reeder
Cinematografía por Andrew Palmero
Musicalización por Mads Heldtberg
Edición por Adam Wingard
Producida por HanWay Films, Snoot Entertainment
Distribuida por Lionsgate

Estamos hablando de una de las grandes sorpresas en el horror film.

En una casona en el bosque, una reunión familiar se ve perturbada por el inclemente ataque de unos asesinos. Sus razones son un misterio, las cuales se irán revelando una vez que uno de los huéspedes en esta trágica velada decide no ser una víctima más.

You’re Next es género, pero transgrediendo sus reglas en su intento por crear nuevas. Sin freno, de actuaciones sólidas y bien medidas en su contribución a medida que el bodycount se incrementa, protagonizada en su mayoría por entusiastas del No-budget, No-nonsense cinema – Adam Wingard, Simon Barrett, Amy Seimetz, Joe Swanberg, Ti West, Larry Fessenden, Calvin Reeder – que rinde tributo a The Strangers, el mejor home invasion movie de los últimos 20 años, que descubre el talento en bruto de Sharni Vinson (¡Step Up 3D!) cuyo performance nos convence de que los que están en peligro no son los corderos sino los lobos, que descubre una nueva esencia para las “mujeres en peligro” – faceta acuñada y perfeccionada por una Jamie Lee Curtis –  y que se ve sacudida con secuencias de ultra violencia que son pausadas en su construcción pero vertiginosas y brutales en su ejecución.

YAN002Porque el principal valor que tiene esta película en todo momento es el potenciar su aparente sentido de austeridad para lograr grandes cosas: son esas pausas, ese atractivo mood, esa atmósfera trepidante y ese crescendo que se gesta una vez que las conversaciones triviales van subiendo de tono para convertirse en confrontaciones que revelan motivos y que detonan esa anarquía que le viene tan bien a la cinta, donde la bizarra manufactura de las matanzas se aleja positivamente de la escuela del exceso de incontables cintas de horror contemporáneas, y que se niega a hacer de esta carnicería su mejor cualidad, sino un recurso más para sujetar a la audiencia, atenta a todo lo que sucede y al tour de force que Sharni Vinson realiza a lo largo de 90 minutos, unidad básica de tiempo para un slasher film, y sobre el cual pulveriza por completo sus convenciones, a pesar de que intuitivamente se aferra a ellas para ofrecer un formato que le es familiar al fanático – la escena de sexo pero con un giro irónico, las máscaras (regresando a la analogía con The Strangers), las rude goldberg-escas trampas, “the final girl” – pero también para rendir un tributo inteligente a los grandes maestros como Carpenter, Argento, Peckinpah y Romero, pero con la libertad suficiente para no adquirir compromiso alguno y lograr sus metas como objeto de entretenimiento extremo.

YAN003

Es esa inteligencia en los role reversals que despliega y su altísimo grado de involucramiento que consigue con su público la que la hace destacar de entre toda la mediocridad con la que el género de horror es lamentablemente saturado. Sin lugar a dudas una de las cintas definitivas estrenadas en el 2013.