La Vie d’Adèle, chapitres 1 & 2

LVDAposterLa Vie d’Adèle, chapitres 1 & 2 | Francia, 2013
Dirigida por Abdellatif Kechiche
Libreto cinematográfico por Abdellatif Kechiche y Ghalia Lacroix; basado en la novela gráfica “Blue is the Warmest Colour”, por Julie Maroh
Reparto: Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux
Cinematografía por Sofian El Fani
Edición por Albertine Lastera, Camille Toubkis, Sophie Brunet, Ghalia Lacroix y Jean-Marie Lengelle
Producida por Quat’sous Films, France 2 Cinéma, Scope Pictures, Radio Télévision Belge Francofone y Vertigo Films
Distribuida por Wild Bunch

No cabe duda que La Vie d’Adèle es una historia de nuestros tiempos, y que se une a otras obras fílmicas, musicales y plásticas que en definitiva representan un snapshot fiel de lo que es el vivir en la era de la información globalizada del siglo XXI.

Un relato romántico como pocos, este film se basa en grandes pasajes en la novela gráfica francesa escrita e ilustrada por Julie Maroh, Blue is the Warmest Colour (“Le bleu est une couleur chaude” en su idioma nativo) publicada en el 2010, pero que lejos de rendirle pleitesía tiene bifurcaciones notables que la hacen cobrar un gran ímpetu, pero suscribiéndose completamente a su franqueza para mostrar los extremos pasionales a los que llega el afecto entre sus protagonistas, dos mujeres que desbaratan el molde del amor a primera vista para entregar a su vez emociones dentro de un nutrido espectro que se debate entre la fragilidad, el deseo desinhibido, la duda, la convicción, la soledad, la devoción, la realización plena y el destino elusivo, la amargura y la inevitable resignación.

LVDA001

Su realizador, el tunecino Abdellatif Kechiche, deshace la estructura narrativa de la obra original, dejando de lado la remembranza dolorosa de esta pareja, de tintes trágicos y novelescos para trasladar este romance hacia la incertidumbre y desconcierto que envuelve al mundo actual, adaptándola a su acostumbrado análisis de las interacciones entre personas de estratos sociales similares y su afición por desnudar (figurativa y literalmente) las reacciones que dichos intercambios provocan, aderezado por atinadas dosis de música diegética, y que en este sentido su selección contemporánea de tracks para esta película son de lo más acertadas.

LVDA003

LVDA004

Es inevitable comparar a la versión impresa contra su contraparte cinematográfica, ya que ambas interpretaciones de esta incomparable y entrañable historia son realmente cautivadoras, en donde ambas obras despiertan sobre su audiencia una inusitada empatía hacia sus protagónicos, viéndonos completamente reflejados en sus vicisitudes repletas de ansia juvenil, decepción y sentido de pérdida, además de ilusión, libre albedrío y decisiones cruciales que dictan el devenir de nuestra existencia.

El director elige hacer de lado los matices melodramáticos del comic, proponiendo a su vez alternativas muy atractivas y que le dan un vuelco a su trama, como el dividir a su película en dos marcados segmentos (de ahí el subtítulo de “Capítulos 1 y 2”), que deshacen por completo las expectativas de quienes hayan leído la obra de Maroh. También, se descarta por completo el trasfondo socio-político y de reclamo social que le sirve a la autora como instrumento de contrapunto a los sentimientos, inquietudes y proceso de cambio que embarga tanto a Clementine (Adèle en el film) y a su amada Emma.

LVDA005

Kechiche toca de manera tangencial estos recursos narrativos, y los sustituye por el énfasis en la nociva influencia que tienen tanto las presiones y compromisos de la vida familiar y profesional en la sociedad actual, así como la obligación de pertenencia en los círculos sociales de nuestra pareja, y que como resultado pueden o no agrandar diferencias, confundir, llenar de indecisión y separarnos gradual e irremediablemente de nuestro ‘otro significativo’ y de lo que queremos para nosotros.

Adèle Exarchopoulos crea el character arc más impresionante que haya visto para un personaje femenino desde Émilie Dequenne en el brutal drama social de Rosetta de Luc & Jean-Pierre Dardenne (uno de mis Top 10 films), donde su inocencia y curiosidad sobre el plató hablan de una habilidad innata para transmitir al público una vida que deja se ser ficción para integrarse completamente a una inmisericorde realidad que nos somete y que es veleidosa con nosotros en todo momento, capaz de arrebatarnos lo que más deseamos aún y cuando eso sea lo que merecemos en esos momentos desoladores.

LVDA006

Suya es esa convincente mirada que observa atenta a lo que sucede y a la vez se pierde en sus pensamientos a medida que descubre lo que es sentirse viva por primera vez, que se aleja de la conformidad y la bendita ignorancia de las generaciones pasadas que gozaron de una no-tan-compleja existencia. De esta manera, Adèle descubre con sutil timidez, creciente júbilo y confianza tanto su vocación y orientación sexual, así como con notable desesperación, vergüenza y un amargo arrepentimiento tanto las brutales disyuntivas sobre su futuro inmediato, sus terribles yerros y la insoportable aceptación de sus durísimas consecuencias.

Léa Seydoux encarna sin lugar a dudas la imagen indeleble de Emma y su enigmático cabello azul, que representa el antes y el después de la felicidad auténtica, y con su gran presencia inunda a la pantalla tanto de vital ternura y deseo carnal como de elocuente cólera que se desata inmisericorde sobre Adèle. Suyo es el hipnótico ideal que perseguimos en el amor y que la realidad se encarga de pulverizar, transformar y desaparecer cuando el llamado destino decide que su camino no es el mismo que el nuestro.

LVDA007

De carácter mercurial, Seydoux sorprende, cautiva y trastorna ambos capítulos que conforman a la cinta con un sinfín de sentimientos y reacciones que no solamente aumentan la expectación del público sino que lo mantienen atrapado a lo largo de las tres horas que dura este moderno idilio que de forma palpable cambia de tonalidad y temperamento, consolidando una elocuente mística que sin lugar a dudas elevará a este largometraje al pedestal de los clásicos.

El sacrificio físico y mental de ambas actrices para llevar a la pantalla esta historia – y que deja por sentado los excesos y transgresiones que Abdellatif Kechiche infligió hacia su troupe para llevar a puerto seguro esta realización – no cabe duda que tendrá la gratitud eterna del espectador. Un tour de force simplemente irrepetible.

LVDA008

La Vie d’Adèle es un nutrido caleidoscopio que en el fondo analiza los factores que erosionan el afecto, que trasciende sobre su titilante y gráfica lujuria para convertirse en un agudo character study del adolescente atravesando el umbral hacia un elusivo porvenir que lo lleve a encontrar su lugar en el mundo, un semblante de paz y el amor verdadero.